1x00 Prólogo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

1x00 Prólogo

Mensaje por Evolution el Vie Nov 01, 2013 11:40 pm

Una guerra se está librando en las sombras, dos agencias respaldadas por grandes potencias luchan por hacerse con el control de una nueva raza a la cual han llamado "Evolutioners" personas dotadas con tres poderes sobrenaturales, telequinesia, telepatía y teletransportacion, pero... ¿Qué sucedería si esta nueva raza no quisiera ser dominada?. La guerra está a punto de empezar ¿De qué lado vas a estar?


Jueves 31 de Octubre de 2013 :: 11:30 de la Mañana

La mañana amanece fría tranquila y soleada  en la ciudad de nueva york, todos se preparan para festejar la noche de Halloween, los locales de la ciudad están debidamente decorados  mientras que sus habitantes recorren las calles con total normalidad.

En Proyecto evolución es una mañana como otra cualquiera, los reclutas (los únicos internos que no pueden viven en la base) se levantan temprano para asistir a sus clases, los agentes de campo entrenan, redactan informes etc., a la espera de recibir alguna misión por parte de la sección de operaciones, la que coordina y controla cada misión.

Mientras tanto en Division sus agentes hacen exactamente lo mismo, pasar el rato a la espera de algún trabajo.

Nociones Master
Son las 11:30 de la mañana del 31 de Octubre de 2013.

Para vuestros personajes es un día normal y corriente, los agentes no tienen misiones que cumplir, pueden estar en la base, en sus respectivas viviendas etc!

Se trata de un capítulo de socialización para que vayamos cogiendo el ritmo, familiarizándonos con los personajes, tramas lugares etc. También podéis tener en cuenta que es la noche de Halloween, vuestros personajes pueden estarse preparando para ella etc.

Habrá un cambio de horario al llegar a la página 3, pasaremos al horario nocturno.

Para cualquier duda sugerencia etc., podéis postear en el foro para dudas, o poneros en contacto con Rush o Purple Rain.

De momento nada mas, que disfrutéis de Rol y EMPEZAMOS.


Última edición por Evolution el Sáb Feb 15, 2014 4:03 pm, editado 1 vez
avatar
Evolution
Admin

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 10/08/2013

Ver perfil de usuario http://evolution.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Cough Syrup el Sáb Nov 02, 2013 5:28 am


Julian Bishop | en Sala de Entrenamiento P.E. | ft. Dasher Warren
:dash: 

“Un día tranquilo, demasiado tranquilo…” pensaba Dash mientras revisaba algunos papeles dentro de su oficina demasiado aburrido por no tener nada que hacer. Había pasado tiempo ya desde que salía a una misión de campo lo cual extrañaba bastante y por lo menos en estos momentos no tenía ninguna lección que dar así que prácticamente se picaba los ojos en su oficina.

Pasados unos minutos decidió salir y darse una vuelta por el lugar buscando algo más entretenido que el revisar archivos de posibles candidatos, que había revisado ya más de 2 veces, y fue cuando miró a Julian por uno de los pasillos del lugar así que rápidamente se teletransportó detrás de él con intención de divertiste un poco así que rápidamente lo sujetó del brazo y haciéndole una llave – Eres el candidato perfecto para el entrenamiento sorpresa del día – comentó sonriendo y lo soltó, perfecta excusa para entretenerse.
*
Estaba concentrado en montar la fiesta que cada a año da su familia para amistades, sobretodo las de Julian ahora que ha conseguido hacerse algunas. Pasó oficina a oficina ofeciendo la invitación con un guiño que esperó bastara para tener a los presentes en su casa; la mayoría conocidos suyos y su grupo de amigos, pero todos estaban cordialmente invitados. Fiesta de disfraces, hizo hincapié en ello.

Fuera de pensar en lo que sería de esa noche, iba por una botana ya que se aguantaría el almuerzo para invertir ese tiempo libre en un entrenamiento "privado", nada especial, solo que prefería estar fuera de la presencia de otros. Apenas tuvo chance de escuchar la pisada de Dasher detrás suyo como para reaccionar. —Tiempo fuera.—pidió en un intento por zafarse. Odiaba que pasara, pero ya estando ahí, no le dio importancia. Le cogió del hombro y los llevó a ambos al ring para azotar la espalda del hombre contra la lona. —No, no estoy sorprendido.—comentó, presumido.
*
Al llegar a la lona Dash sonrió complacido –Nada mal – dijo pensativo – Nada mal… - al terminar de decir aquellas palabras se teletransportó fuer del ring para coger un par de guantes y arrojárselos a Julian cogiendo enseguida otros y empezándoselos a colocar mientras caminaba de regreso – A falta de misiones el día de hoy creo que lo mejor es calentar un poco, te he visto algo oxidado- dijo para picarlo un poco.
*
Se puso de pie para luego atrapar los guantes que le lanzó, usándolos enseguida. Internamente sintió pena que no iría a por su galleta, pero igual patearle el trasero al superior no le sentó mal tampoco. —¿A mí?—arqueó una ceja, negando después. Se acercó a las cuerdas y apoyó ambos codos ahí. —Como bien dicen, la práctica hace al maestro así que dudo mucho hacer tanto papeleo sirva.—respondió, burlón esta vez pues ya no era quien salía en cada "misión", no como antes al menos. —Seré gentil.—prometió, volteándose luego para dar unos cuantos pasos en lo que estiraba piernas y soltaba puños al aire para calentar.
*
-Arrogante el joven – respondió Dasher divertido – Te recuerdo que yo soy el que entrena a todos los nuevos reclutas de aquí así que no estoy todo el día tras el escritorio – mencionó mientras se ajustaba los guantes – Pero igual creo que toca recordarte porque es que tengo reconocimientos como uno de los mejores agentes de aquí – dijo eso le guiño el ojo y se cogió de las cuerdas impulsándose de ellas para subir de un brinco al ring – Así que … - preguntó dando unos pasos – Vamos a ver qué tal te va hoy – comentó moviendo un poco los hombros y adoptando un poco la defensiva.
*
Aprendí del mejor,—asintió, esperándole en el ring. —o bueno, tal vez no.—repuso al instante, que había aprendido un par de cosas de él es cierto, pero no se pondría a elogiarle nada. Teniéndolo al frente no sabía si atacar, dar el primer golpe, o le costaría mal solo ponerse a pensar en ello. —Suerte, jefecito.—guiñó, se tronó el cuello y dando pasos alrededor de él sin quitarle la mirada fue como decidió comenzar con ello, nada de poderes, que él los usaría cuando lo considere necesario; no es tan dependiente de ellos. Cubría su rostro y pecho con los brazos, pero no se detuvo para golpearle, como punto de interés el estómago del hombre.
*
Dash sonrió al escucharle pero no dijo nada simplemente no quitó los ojos del otro mientras se movía , mirando sus pies, sus movimientos y sobre todo sus manos así que en cuanto Julian soltó el golpe fácilmente lo bloqueo –Me canso de decirles que no sean obvios – mencionó retrocediendo – Sí, hay que mantener la vista en los puntos débiles del otro pero creo que a todos se los he dicho más de una vez que cuando un punto débil es muy obvio es porque probablemente el otro lo quiera así para aprovechar el momento – comenzó a caminar alrededor de Julian – Así que sí, mi querido Julian estás oxidado que pude aprovechar el que soltaras el golpe, no cubrirme y darte directo en la cara – respiró con fuerza – [b]Y sabemos que nuestros amigos de división no dudarán en hacerlo así que vamos encuentra mi verdadera apertura, toda postura la tiene – le incitó a probar de nuevo.
*
Giró los ojos, que no le gustaba recibir otra de esas lecciones cuando él ya ha pasado por tantas. —No soy uno de tus reclutas.—señaló, casi fulminándole con la mirada, pero recordó que no es más que un entrenamiento. Igual y se tomó su tiempo para analizar la postura del rubio, tal y como lo indicó, pero no encontró alguna. Igual no se dedicó mucho a la tarea y soltó más golpes sin pensárselo mucho, aunque todos y cada uno de ellos eran bloqueados. —¿Si sabes cuál es la tuya, acaso me incitas a que la busque para que me lo devuelvas?—se cuestionó cuando lo tuvo cerca, hizo la finta de hacer un golpe directo a la cara, pero segundos antes de hacer éste contacto se teletransportó a un costado del hombre sin cambiar el destino, ¿asestaría?
*
-Peor aún eres uno de mis agentes – afirmó el mayor aunque sin perder la gracia en sus palabras y simplemente se dedicó a seguir nuevamente sus movimientos y tal como lo esperaba el otro siguió golpeando a lo tonto lo que le facilitaba demasiado bloquearlo, así que rio ante sus palabras – Tu eres el que tienes que descubrirla Julian – aseguró antes de ver ese golpe venir justo a su rostro listo para bloquearlo pero la estrategia de Julian comenzaba a mejorar y apenas alcanzó a transportarse para esquivarlo, se sujetó de la esquina del ring y suspiró – Uff estuvo cerca – dijo divertido –Ya vas entendiendo la sorpresa es esencial en esto ,claro que si estás pensando hacia donde irás créeme que no sorprenderás a otro como nosotros – lo miró y se concentró en aparecer a su derecha pero en cambio se transportó justo frente de él – Anda Julian sé que puedes lo has hecho antes no sé porque te está costando ahora- dijo parado justo frente al otro.
*
Estuvo muy cerca de celebrar el primer golpe que le daría en toda la cara al hombre, pero maldijo en un murmullo cuando una vez más golpeó al aire. Giró su rostro al escuchar los comentarios burlones de Dasher, pero se calmó de ir por él y solamente dejarse en ridículo. —No te quiero sorprender, solo redecorar el rostro.—anunció, pensaba ir hasta él y seguir, probar y probar hasta conseguirlo, pero antes de decidirse lo tuvo al frente, en un parpadeo. Era éso, pensaba demasiado antes de hacer nada. —Entonces no eres más que un saco de arenas presumido y muy sabio.—comentó con cierto toque sarcástico, mantuvo los golpes que sabía fallarían en la parte superior -pecho y rostro- para entrentenerlo en esa área. Incansable al hacerlo, gruñó con cada vez que su brazo chocaba con el de Dasher y aprovechó lo que pareció una rutina mala y a posta para centrar su puño en la boca del estómago ajeno. —¿Así?—sonrió, ahora era él quien presumía un poco, pero ya consciente que no le iría mejor.
*
Dash miró que su plan estaba dando resultado, al final de cuentas estaba logrando que Julian se desesperara y quería comprobar si podría funcionar bien con la presión así que omitió comentarios y se centró en seguir con el juego aunque no pudo evitar reír con el comentario del saco de arena – No estoy presumiendo sólo resalto que tú no te estás esforzando – dijo con seriedad, al final de cuentas lo había entrenado antes y sabía cuál era su potencial así que se enfrascó en ese continuo golpeteo bufando de darse cuenta que Julian no entendía hasta que finalmente Julian notó la apertura y atinó aquel golpe haciéndolo doblarse un poco –Ahora si me sorprendiste – comentó al enderezarse – Ves las estrategias se planean, la batalla es más de instinto si no se hacia dónde van tus golpes no puedo bloquearlos fácilmente – sonrió y lo miró fijamente – Suficiente por el momento – dijo quitándose los guantes y arrojándolos del lado – Seguramente si algo surge te asignarán a ti alguna cosa así que déjate de payasadas que quiero que regreses entero Julian- comentó como si fuese una advertencia y lo palmeo en el hombro.
*
Gané.—no dijo más, estaba más que satisfecho aunque igual se dio cuenta que fue solo él quien se atrevió a golpearle mientras el otro nada más se defendía. Igual y es una victoria para él y la acepta tal y como sea. —Co.mo se.a—no le dio largas que él ya se ha emocionado, ni sorpresas ni estrategias, golpe que le quitó el aliento y ya. —Para enorgullecer a mi jefecito.—sonrió para seguirle el juego, alerta sarcasmo. —Por cierto...—se quitó los guantes igual y los colgó en las cuerdas. —Habrá una fiesta en casa, mi casa, si no tienes algo mejor que hacer... —sugirió, total y son compañeros después de todo. —... irán varios, lleva disfraz y nos vemos allá.—señaló empujándole momentos antes de solo desaparecer del ring, ahora sí pretende buscar su botana, aunque le duelan los brazos y esté más agitado de lo que esperó.
*
Dasher sonrió ante la forma en la que el otro festejaba, no lo iba a admitir pero Julian era uno de los que más le exigía simplemente porque veía potencial en él y al final de cuentas le preocupaban todos y cada uno de los agentes, a la mayoría o a muchos de ellos los había visto llegar al lugar, había entrenado a su lado o los había entrenado el mismo así que siempre procuraba estar ahí para ellos de una forma u otra. Sonrió al escuchar aquella invitación – Gracias – respondió – No sé si pueda ir pero haré lo posible – comentó como agradecimiento antes de que el otro se desapareciera por lo que se tiró de espaldas en el ring y suspiró – No pensé que golpeara tan fuerte – dijo soltando una carcajada.
[/b]


Última edición por Cough Syrup el Sáb Nov 02, 2013 10:19 pm, editado 1 vez
avatar
Cough Syrup

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 22
Localización : Storybrooke.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Purple Rain el Sáb Nov 02, 2013 6:40 pm


Jenna Payne | Base de P.E Biblioteca

Jenna había ido a la biblioteca para tratar de estudiar un poco de Francés , aquello era una de las cosas que odiaba de ser recluta de aquel lugar, tener que aprender idiomas, en su antigua vida siempre había sido aplicada en los estudios, pero estaba en la universidad cursando la carrera de biología, nada tenía que ver con los idiomas, frustrada cerro el libro de un golpe.

- Maldita sea - dijo levantando la mirada del libro para mirar hacia la entrada de la biblioteca justo en la pequeña mesita que había allí alguien había colocado una calabaza de Halloween.

De repente se dio cuenta del día que era, 31 de Octubre, aquel iba a ser su primer Halloween lejos de su familia, se pasó las manos por la cara, no recordaba cuanto hacia que estaba allí dentro, pero quería volver a casa, quería tallar calabazas con su madre, disfrazarse con su hermano, abrazar a su padre, volver a ver a su mejor amiga, pero sabía que nada de eso iba a pasar, ellos pensaban que se había fugado de la cárcel, que era una fugitiva o algo mucho peor, que estaba muerta. Lo único que Jenna tenía claro después de todo lo que le había sucedido es que nunca más volvería a ver a su familia.

Cogió el libro y se levantó para regresar a su cuarto, más tarde tenía alguna clase, o práctica ya no lo recordaba, pero al menos estaría distraída.

De camino a su dormitorio paso por delante del gym escucho el ruido de una lucha, se quedó mirando unos segundos desde la puerta, eran Julian y Dasher, si, los conocía, todos los reclutas conocían a los agentes, pero aquella regla no se aplicaba a la inversa, normalmente ellos no sabían ni como se llamaban los reclutas, y era algo con lo que Jenna estaba totalmente de acuerdo, no le gustaba llamar la atención, para ella lo mejor era que nadie la conociera, si nadie la conocía, nadie se iba a interesar en su vida, ni le iban a preguntar lo que le había pasado.

Los observo unos segundos y sintió envidia de ellos, una parte de ella deseaba poder divertirse así, pero ya no podía, paso de largo y continuo su camino hacia el dormitorio.

La cabeza volvió a irse a la noche de Halloween, sabía que no podía ver a su familia, pero al menos le gustaría poder salir de aquel lugar para disfrutar de su noche favorita del año, pero tampoco iba a ser posible. Suspiro de manera amarga recordando la noche del año pasado, ella y su mejor amiga se habían disfrazado de vampiresas, recordaba el amargo sabor de la sangre sintética que se habían puesto en la cara, sonrió al recordar como Rachel había estado a punto de vomitar.

Perdida en sus pensamientos llego a la puerta de su dormitorio - Déjate de ilusiones y centrarte en tu realidad - se dijo a si misma entrando al cuarto dispuesta a prepararse para la próxima clase.

_________________
avatar
Purple Rain
Admin

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 11/08/2013

Ver perfil de usuario http://spectrum-rol.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Dena el Sáb Nov 02, 2013 6:51 pm


Erin Summers con Scott Forstall oficinas de  Division  

:scott:

Erin se había levantado temprano aquella mañana y había ido a entrenar un rato. Tras el entrenamiento se dio una ducha. La ducha la vino bien la relajo un poco había estado algo estresada últimamente. Nada mas llegar al trabajo se fue a por un café iba a revisar unos papeles y algunas cosas antes de ir a  buscarse un traje de Halloween para aquella noche. Iba tan absorta en sus pensamientos que no vio a uno de sus compañeros y choco con el derramando su café.
- Joder lo si… - iba a decir siento pero al ver que era uno de los que tenían poderes se corto así misma y pensó “Bueno… dentro de lo malo mejor el que yo” mientras sonreía un poco.

Para Scott aquel era un día como cualquiera otro. Halloween había dejado de tener significado para el, una convención social mas, el no tenía planes, así que otra noche más repasando informes. Iba descuidado por uno de los pasillos leyendo unos informes cuando alguien se topó con el, y derramo café sobre el.
- Ve con cuidado! - le dijo molesto-. Es que no os entrenan más? - dijo al ver que se trataba de una agente normal.

- Tu también ibas distraído así que es tan culpa tuya como mía, ser superpoderoso - dijo sin quitar la sonrisa

- Iba leyendo un informe, y era plenamente consiente de que estabas en camino. Pero fuiste tu quién se topó y derramó su café - dijo con una sonrisa agria.

- Claro, claro y por eso no usaste tu poder para apartarte de la trayectoria del café ¿no? O ya se es que te gusta que te tiren el café encima ¿es eso? - dijo ampliando su sonrisa.

- Si, me encanta ensuciarme la ropa y cambiarme todo el rato de trajes. Tener poder no quiere decir ser el amo.

- ¿Ah no? Y a que venia ese comentario de no os entrenan mas ¿entonces? - sonrío -   Y no se podía ser hay gente con gustos muy peculiares - dijo divertida

- Si fuera algún tipo de agente bacterioso altamente contagioso ya la habrías cagado. Sirve eso de ejemplo?

- Soy una persona normal no una bioquímica ni nada por el estilo y si lo fuera no sacaría esas cosas del laboratorio así que…  improbable. Y repito la culpa también seria tuya por no impedir que se derramase usando esos poderes que tienes. - dijo encogiéndose de hombros.

- No sí fueras la agente que está al cargo de la operación. Eras tu quien manejaba esa producto altamente contagioso, yo sería tu primera víctima. Cuantas vinieras detrás mío correrían a tu cuenta.

Erin suspiro aquello no iba a ninguna parte.
- estas construyendo castillos en el aire. La culpa de que se halla derramado el café - dijo remarcando la palabra café - Es tanto tuya como mía, ya que ningún de los dos iba mirando, así que dejémoslo ya por que esta discusión es absurda y no va a ninguna parte - dijo tras lo cual dio un sorbo al famoso café, estaba amargo y templado como le gustaba a ella sonrío satisfecha de su café y se dispuso a seguir su camino.

- Efectivamente... No aguanta la presión psicológica, y trabajar bajo tensión. Cuánto tiempo llevas en la agencia? - dijo mirándola fijamente-. Y no son castillos, si no lo has podido apreciar esto se trata de una evaluación.

- Si aguanto la presión, lo que no aguanto es la tontería de algunos agentes que se creen superiores al resto del mundo. - dijo ya empezando a sentirse molesta y tras sus siguientes palabras añado - ¿Evaluación? ¿tu a mi? - no pudo evitar reír - Eres un agente como yo la única diferencia es que tienes poderes  y ya. No me puedes evaluar

- Asume aire de superioridad respecto los Evolutioner... Sentido del humor pésimo. Y encima no acepta bromas por malas que sean. Recuérdame todo eso cuando salga de misión contigo - dijo riendo.

Erin le miro sorprendida por aquella respuesta.
- Vale.. Mi sentido del humor es pésimo. - dijo encogiéndose de hombros aquello le daba igual - Pero tus bromas como bien has dicho no se quedan muy atrás. - dijo tras lo cual dio un sorbo a su café - Y si nos toca alguna misión juntos recuérdame que me lleve mas café por si me haces tirarlo - dijo sonriendo un poco mientras pensaba “Espero que no me toque pronto una misión con este… no me apetece una misión con alguien que me  puede ridiculizar.. Además prefiero a alguien calladito que no le de por conversar”

- La próxima vez cuida cuando vayas por ahí distraída. O el traje lo pondré a tu cuenta. Y por cierto, cuida tu genio hacia los evolutioners, es bastante malo - dijo con airé menos ufano.

Erin sonrió.
- Lo tendré en cuenta - dijo en referencia a la tintorería - Quizás tenga mis motivos - dijo sincera

- Ahora si me disculpas tendré que pasar un momento por los vestuarios y ir a cambiarme. Además de ir a leer unos cuantos informes. Que tengas un buen día - dijo con una leve inclinación de cabeza y marchándose.

Erin asintió y lo vio alejarse confusa. Era un Evolutioner y ya de caída solo por el hecho de serlo no se fiaba de el… pero por otro lado había sido simpático… se encogió de hombros bueno tenia que trabajar con el podía llegar a tolerarle a el y a los otros como el. Dio otro sorbo a su café y volvió a su puesto.


Última edición por Dena el Dom Nov 10, 2013 1:20 pm, editado 1 vez
avatar
Dena

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/10/2013
Localización : madrid

Ver perfil de usuario http://legendary-world.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Dena el Sáb Nov 02, 2013 9:47 pm


Nerea Evans Díaz con  David  Hanson instalaciones de Proyecto Evolucion  

:david:

David llevaba unos días demasiado tranquilo, sin una misión relevante, sin enemigos relevantes... Era todo sin mucha relevancia. Estaba cansado de estar en su mesa leyendo informes, así que se levantó y fue hacia el vestuario para cambiarse, ponerse ropa de deporte y ir al gimnasio. No era el único que quería desahogarse, quería el saco pero estaba ocupado. Sin lamentarse mucho se fue a correr un poco con una de las máquinas que había por ahí.

Nerea no tenia mucho trabajo aquel día, los informes los había revisado el día anterior por lo que había ido directa a entrenarse, siempre le había  gustado hacer ejercicio y desde que era agente aun mas.  Primero estuvo un rato con el saco de boxeo y después se fue a la maquina de fuerza.  

David estuvo corriendo un buen rato, hasta que vio que habían dejado libre el saco de boxeo. Se fue directamente ahí.
- Por fin! Ahora uno puede desahogarse como uno quiere! - exclamo empezando a dar golpes al saco.

Nerea termino de usar la maquina de fuerza y se fue a buscar un arco para afinar puntería. Pasaba cerca del saco de boxeo cuando vio a uno de sus compañeros
- Hola - saludo con un gesto de la mano y una sonrisa

- Hola- dijo David saludando a una chica que le sonaba de por ahí. Paró un momento y se secó el sudor de la frente-. No te acerques mucho, que hoy quiero reventar el saco.

Nerea sonrío.
- Ya veo ¿un mal día? - pregunto sin dejar de observar el saco

- Mal día? - dijo dejado la toalla a un lado-. Mejor dicho aburrimiento. No soy mucho de rutinas. Y menos de estar de brazos cruzados sin hacer nada.

- ¿Así que hiperactivo eh?   - Nerea sonrío - Yo estaba entrenando por que hay que hacerlo y aparte es divertido - dijo encogiéndose de hombros.

- Tampoco soy de reglas fijas. Hago lo que tengo que hacer cuando quiero hacer. Comer, ir al servicio, dormir... Y salir a patear a los malos. Y ahora me apetecía darle de hostias al saco. Y tu?

Nerea no pudo evitar reír ante aquello.
- No se yo me organizo algunas cosas pero no todo claro. - dijo encogiéndose de hombros - Y ahora me apetecía hacer algo de puntería - dijo señalado el arco y encogiéndose de hombros.

- Arco? Cómo los indios? Vaya, ahora somos apaches. No es que me guste luchar con los puños, pero ya que estamos un paso por delante en la evolución humana me gusta utilizar algo más sofisticado - dijo riendo.

- Un arco es tan buen arma como, una pistola, una barra o cualquier otra cosa. Tenemos que estar preparados para usar cualquier cosa que tengamos a mano en cualquier misión. Aparte de no depender siempre de nuestros poderes claro. - dijo encogiéndose de hombros

- Eso es como utilizar un palo de escoba. Pero me parece que no eres de por aquí. De dónde eres? - dijo fijándola-. Aquí hacemos las cosas a nuestra forma.

- Nunca sabes lo que te puede tocar en una misión puede que tengas que usar una escoba para defenderte o algo - dijo bromista - ¿Tanto se me nota que no soy de aquí? O bueno  al menos no del todo ¿En que lo has notado? - pregunto con curiosidad.

- En cómo acabas las palabras, la S especialmente, y que hablas un poco más abierto que nosotros. Europa? Italia? España? Un país latino a la fuerza - dijo mientas abría su botella de agua.

- Tendré que perfeccionar entonces mi acento. - dijo sonriendo - Europa si España para ser mas exactos. Aunque mi padre era de aquí… o bueno el que me engendro mejor dicho - dijo rectificándose así misma.  - Así que en verdad también soy de aquí

- El que te engendró? - dijo riendo-. Vaya, no me meteré en tus problemas familiares. Y si, práctica la lengua. Como se decía? Ah si, la práctica hace al maestro no?

- La lengua la domino,  y el acento mas o menos, lo que pasa que hablo un ingles de Inglaterra no de aquí.  Pero si intentare que no se me note el acento o que se me note lo menos posible gracias - explico

David río con la chica.
- Británicos... Mira a donde fue su imperio. Bueno, quieres dar unos golpes? Después te invito a algo refrescante.

- Los españoles también lo perdimos, y antes aunque claro también lo conquistamos antes. - dijo divertida  sonrío y asintió - Claro por que no pero que conste que no lo hago por la invitación sino por que siempre es mas divertido y útil entrenar con alguien. - dijo dejando el arco en su sitio

- Si, estuvieron por aquí al sur me parece. A los ingleses les pateamos el culo, los latinos a los españoles. Y nosotros pateamos el culo a medio mundo. Y la otra mitad nos la chupa, bueno los rusos nos dieron por el culo un tiempo. Vale, mejor no divago. Mejor dos que uno - dijo divertido-. Empieza tu.


- Si por Florida. Y todo tiene un principio y un final, desde los Egipcios hasta los Ingleses pasando por Griegos Romanos Españoles etc. Así que tal vez a Estados Unidos  también nos pase - dijo divertida - Pero si mejor entrenar - dijo al tiempo que se ponía en posición y hacia un amago de dar una patada a la izquierda pensando incluso eso pero  dándola a la derecha.


Última edición por Dena el Dom Nov 10, 2013 1:21 pm, editado 1 vez
avatar
Dena

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/10/2013
Localización : madrid

Ver perfil de usuario http://legendary-world.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Dena el Dom Nov 03, 2013 7:07 pm


Matthew “Matt”   Brandon  con  Katie “Skye” Henderson  calles de Nueva York

:skye:

Matthew tenia el día libre así que había ido a dar una vuelta por la ciudad y hacer las ultimas compras para la noche de Halloween. Siempre le había parecido una fiesta divertida, una fiesta ideada para  beber, bailar y pasarlo bien.  

Katie tenía la mañana ocupada sólo, así que se estaba dirigiendo hacia la oficina central de la División, pero como no tenía demasiado trabajo, sólo redactar unos informes, se paró ante un aparador de una tienda de disfraces. Estaba lleno de disfraces para llevar en aquella noche que era Halloween, casi le había pasado por alto. Reflexiono sobre sí comprar un traje de bruja muy original que había. Ella no tenía ningún plan para aquella noche, así que tal vez no tuviera mucho sentido.

Matthew se disponía  a salir de la tienda tras la ultima compra para su disfraza cuando vio a Katie.
- Hola ¿Qué pensando en un disfraz para esta noche? - dijo con su mejor sonrisa

Katie se giró al escuchar uno voz conocida, era un compañero de trabajo, Matthew. Le sonrió cuando vio sus intenciones.
- Si, mirando algo. Pero no se qué hacer. no tengo planes. No sabrás sí en el trabajo hacemos algo?

- Ni idea pero lo que si tengo claro es que esta noche pienso ir a un par de garitos con muy buena pinta. Si quieres te puedes apuntar - dijo sonriendo

- No lo se. Siempre puede surgir algo en el trabajo no? - dijo sonriendo-. Y cuales son esos garitos?

- Si surge algo ya nos llamaran y vamos - dijo encogiéndose de hombros. - Si te lo dijera ya sabrías tanto como yo - dijo ampliando la sonrisa - ya sabes la información es poder

- Es poder, claro que sí. Pero siempre debemos estar al tanto. Y no quiero que una fiesta como esta me deje fuera de lugar. Así que? Qué es mejor hacer?

- Fíate de mi. ¿Crees que te llevaría a un antro de mala muerte? Hay que fiarse de los compañeros sino estas jodido

- Una tiene que aprender a fiarse de sí misma, y confiar en sí misma. Es otra máxima. Pero supongamos que tienes razón -
dijo divertida y en pose interesante-. Debo o no debo comprarme este disfraz? No tengo nada en casa.

- Debes es Halloween hay que disfrazarse - dijo sonriendo

- Es un argumento irrefutable - dijo asintiendo con la cabeza-. Y me convenciste, me voy a disfrazar de bruja sexy. Creo que además me puede servir para el trabajo. No?

- Bruja Sexy interesante. Aunque no hace falta que te vistas sexy para serlo - dijo mirándola directamente a los ojos

- Es el disfraz que es así. Además, lo pone en la etiqueta - dijo señalando con el dedo-. Aún así es bueno de saber lo que piensan de una. Voy a comprarlo ahora mismo, y lo llevare por desgracia un rato al trabajo. Aunque creo que te dejare la exclusiva de verlo. sigue en pie lo de esta noche?

- Me parece una buena elección y claro que sigue en pie. - dijo asintiendo.

- Pues acepto la oferta. O invitación? - dijo con un poco de picardía-. No vas al trabajo hoy?

- Perfecto entonces. ¿te paso a recoger a tu casa sobre las 20? - pregunto - Día libre

- Me puedes pasar a buscar. Y como eres agente y tienes todo el día libre creo que dejaré que te espabiles un poco. O no te ves capaz? - dijo en tono retador.

Matthew sonrío.
- Claro así me entretendré un rato. - dijo aceptando el desafío - Aunque si tardo mas de media hora llámame lo mismo es que me he pedido - dijo divertido dándole su móvil

- Estupendo. Pues me parece bien el plan, y si no sale bien... Siempre hay alternativas.

- Bien entonces hasta esta noche  bruja sexy - dijo guiñándole un ojo

Antes de irse Katie se inclinó levemente a la oreja de Matthew.
- Recuerda que tienes 30 minutos de margen - le susurro al oído-. Si no me perderás...

- Tranquila me sobran con esos 30 minutos - dijo divertido al tiempo que se subía a su moto.

- Acuérdate de llamarme si no me encuentras! - le dijo despidiéndose con la mano y agitando el móvil de Matthew en el aire.

Matthew sonrío al ver aquello. Y  con un rápido movimiento de telekinesis se lo quito y se lo guardo en su cazadora.
- Chica mala - dijo divertido - Me gustan las chicas malas - dijo al tiempo que arrancaba la moto.


Última edición por Dena el Dom Nov 10, 2013 1:21 pm, editado 1 vez
avatar
Dena

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/10/2013
Localización : madrid

Ver perfil de usuario http://legendary-world.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Cough Syrup el Dom Nov 03, 2013 9:48 pm


Wesley Queen | en P.D. | ft. Erin Summers
:erin:

Poco le importó al hombre como para darse un rato libre en lo que iba de su entrenamiento. Práctica tras práctica en lo que pareció no acabar pronto. Su ego estaba por los cielos ya que recién sale de entrenar con otro de los Evolutioner, y a pesar de la clara desventaja, salió victorioso. Nada de teletransportarse a las espaldas de otro, pelear como hombre, de lo que está demasiado orgulloso. Poco sudado, con una camiseta de tirantes y un pantalón deportivo sale en busca de una botella con agua en la máquina expendedora; no ha terminado con el mencionado entrenamiento.
*
Erin tras su encuentro con Scott había ido a su sitio, había revisado unos informes y tras dejarlos en su archivador correspondiente te fue a entrenar un poco pero antes paso por la maquina expendedora y vio a un compañero intentando sacar agua.
- Hola creo que se ha quedado sin agua. Aunque en mi taquilla tengo una botella eso si muy fría no estará - dijo amable
*
Chasqueó la lengua, molesto,-Solo pido por una maldita botella con agua.-refunfuñó y sin importarle que le vieran, golpeó la máquina para sacar parte de su enojo. Es lo que hay cuando está poco... eufórico después de una pelea. -Erin.-alzó una ceja, impresionado. No acostumbra los tratos amables, y con ella menos; su sed habla por sí sola. -Ah, gracias.-se rascó la nuca, incómodo, que no ha sido un caballero con nadie últimamente, pensará hacer una o dos excepciones hoy, ¡que es Haloween! -Si tienes agua en tu taquilla, y sabes que no hay aquí... ¿me estás siguiendo?-se cruzó de brazos, viéndola con relativa curiosidad luego de "exponerla".
*
- No venia a entrenar un rato a falta de algo mejor que hacer. - explico - y te vi aporrear la maquina y por eso te dije lo del agua. Pero si quieres seguir muriéndote de sed es asunto tuyo - dijo divertida al tiempo que se giraba para ir a su taquilla
*
Asintió, no fue más que hacer conversación, notando que no es su departamento, ni lo será. -En mi defensa, esa máquina lo merece.-y la pateó para afirmar sus palabras. Dándose la vuelta, Wesley la siguió esperando que la invitación siguiese abierta. -¿Entrenas? No te veo precisamente como una mujer de acción,-se atrevió a dar su opinión, suponiendo que otra vez estaría equivocado. -detrás de un escritorio, o manejando una super-computadora, tal vez.-y mordió su lengua para callar, que su garganta le arde por probar algo del vital líquido. -No me hagas caso, solo es un mal día.-repuso al instante.
*
- Bueno al menos veo que la maquina no te gano… aunque bueno podría decir que si ya que se rindió nada mas empezar - dijo divertida - Bueno antes de estar aquí estaba en el FBI. - dijo encogiéndose de hombros - será por que ahora esta todo tranquilo y no nos han asignado ninguna misión juntos - dijo con naturalidad. Llego a su taquilla y la abrió pasándole la botella aun estaba fría ya que ella normalmente la congelaba durante toda la noche y aun no se había derretido el hielo del todo. - ¿Así que un mal día? Si te sirve de algo yo le tire el café a uno después de practicar tiro esta mañana - dijo encogiéndose de hombros
*
Abrió los ojos como platos por esa impresión, la pudo imaginar de muchas formas, pero no un agente policial. -Las apariencias engañan entonces.-murmuró, más para sí mismo que para otra cosa. Habría olvidado ya que le estarán esperando en el ring para seguir practicando. -Es poco usual poder hablar con alguien como... nosotros,-explicó, conociéndola de unos cuantos años, pero sin compartir muchas palabras en el proceso. -Sería interesante hacer las cosas a la vieja escuela, y de paso contradices mi machismo.-rió sutilmente, cogiendo la botella y sin parpadear la destapó para beber casi la mitad de ésta en un solo trago. -Gracias, gracias, gracias.-se cansó de decirlo, pero casi, casi le ha salvado la vida. -¿El café o el tiro?-su curiosidad una vez más. -Solo para estar advertido si te cruzas en alguna práctica.-y retrocedió un paso para agregarle algo de drama a sus palabras.
*
- Si no es muy normal que tengamos tiempo para algo mas que para entrenar y mucho menos para hablar entre los normales - dijo divertida - y respondiendo a tu pregunta el café, los tiros los hago en la diana. Soy mas peligrosa distraída con un café en la mano que con un arma. - dijo riendo
*
Resopló, le divierte la forma en que se expresa del resto, aunque no necesariamente esté de acuerdo con ello. -Normales... me gusta.-bebió un poco más del agua y apoyó su brazo en la taquilla, vio sobre el hombro de Erin unos agentes que siguen en lo suyo, trabajo con papeleo o algo por el estilo.
-Pobre de él entonces,-concordó, a pesar de lo que pudo pensar de ella, comprobó que no era tan desagradable como varios del lugar. No es un hombre muy social que se diga, pero no es su entera culpa. -¿Y sin un arma?-alzó una ceja, retrocediendo sobre sus pasos y con una seña de su mano pidió que la acompañara. -Una ex-agente del FBI sabrá defenderse a puño cerrado, ¿o eres más de uñas y tirones de pelo?-rió, tal vez podría estarse metiendo con ella para comprobar lo que dice sobre ser una agente formidable, lo normal.
*
- ¿Uñas y tirones de pelo? ¿Qué estamos en el colegio? - dijo divertida - acepto el desafío si quieres podemos ir a entrenar ahora mismo y compruebas mis habilidades - dijo divertida y quitándose la chaqueta y las botas para ponerse unas deportivas.
*
Mordió su lengua al no saber en lo que se ha metido, pero igual accedió aunque cada paso que dio hasta la sala de prácticas era más inseguro que el anterior. -No golpeo mujeres.-aclaró, no se vería bien para la vida social que no tiene, ni por un orgullo masculino. -Pero siempre puedes patearle el trasero a alguien más.-repuso, que no querría ni ponerse a prueba con ello. Para nada esperaría subirse al ring con una mujer, y menos de la que ha tratado de burlarse en los últimos minutos. Bebió lo que restaba de la botella y la lanzó en el depósito de basura, devolviéndose al salón.
*
- ¿No golpeas a mujeres ni si quiera si están en el otro bando y te atacan? Pues si no lo haces cuando te ataquen los otros estarás jodido - dijo sincera - Así que te va a venir bien la practica conmigo para que vayas acostumbrándote a pelear con chicas por que estoy segura de que en el otro lado alguna chica habrá.
*
-Le he disparado a más de una,-aclaró antes que lo tomara por el lado equivocado. Total y sería su trabajo, de no hacerlo así estaría yendo en contra. Como también considera a los otros como "rebeldes". -pero golpear como tal, no soy muy fanático de ello.-se encogió de hombros, sintiendo las miradas de los otros al haber entrado con ella, a tientas de entrar al ring. -Me parece bien.-tragó saliva y se impulsó de las cuerdas para subir, tendiéndole luego la mano. ¿Caballerosidad, dónde? -Sin tirones de pelo ni uñas, ¿claro?-bromeó, no estaba de más tomarlo por el lado amable.
*
Erin se le quedo mirando.
- ¿Disparar si y golpear no? Curiosa ética - dijo divertida subiendo tras el al ring - ¿Listo? Y sin tranquilo nada de uñas y pelo - dijo divertida poniéndose en posición.
*
-Son peores que la máquina expendedora ésa, igual tuve mis razones.-se excusó para dejar su nombre "limpio". Dio unos cuantos pasos en la lona y tronó sus nudillos esperando que que ella diese el primer paso, que no, no iría él a derribarla o mucho peor, aunque podría. -Cuando quieras.-cruzó sus brazos frente a él a modo de proteger su pecho y parte del rostro, atento a cada movimiento que hiciera pues ella pareció más segura de lo que Wesley jamás estará.
*
Erin le examino con curiosidad mientras se preparaba.
- Prometo no ser muy dura - dijo mientras con un rápido movimiento se acercaba el amago con darle un puñetazo en la cara pero lo que hizo en el ultimo momento fue darle una patada en el pecho.
*
Rió, y ésa fue su condena pues no esperó tanta efusividad de su parte, al menos tomarlo con calma. Desvió el intento de puñete que iba hacia su cara y apenas se vio capaz de frenar la patada, cogiéndole el tobillo con la zurda. -Nada mal.-giró la pierna de Erin para sin soltarla darle un empujón hasta las cuerdas. Aunque le cueste, trata de contenerse en dar un golpe limpio.
*
Erin choco con las cuerdas, dejo que su contrincante te confiase y con el pie que tenia libre hizo un giro para soltar su pierna y en un rápido movimiento le dio un puñetazo en la cara.
- Tu tampoco lo haces mal par ano querer pegar a una chica - dijo sonriente.
*
Reacomodó su mandíbula con el puño, "vaya que pega fuerte" pensó, sonrió, aunque forzado pues varios de los reclutas les están viendo. -Y tú para no sacar garras.- se burló una vez más, con el machismo a otro nivel. Siguió él intentando distraerla con fintas de golpes que nunca pensaría él en colocarle. Bloqueaba los suyos y ella los de él como si fuesen dos agentes de élite, y tal vez lo son. Con un movimiento rápido de su mano en el hombro de Erin y haciendo uso de su pierna, flanqueó las piernas de ella para dejarla contra el suelo, trató de no usar tanta fuerza, pero simplemente salió. -¿Ahora es cuando necesitas el café?-
*
- No - dijo divertida dándole un cabezazo lo que hizo que ambos vieran las estrellas pero claro sirvió para quitar un poco de presión a la fuerza de el y le dio un rodillazo en el abdomen - es cuando uso la cabeza - dijo al tiempo que salía de debajo de el. - espero no haber sido muy brusca - dijo preocupada
*
-¿Alguna vez te han dicho que eres demasiado literal?-retrocedió pues no querría otro golpe a la cara, muy cerca estuvo de quebrarle la nariz. Confiado, y por ello tampoco consiguió evitar su rodilla, lo que le llevó a sentarse sin poder hacer más nada. -Descuida,-se dio un par de segundos para recuperar el aire y sin darle tiempo a ella uso su pie para hacerle perder el equilibrio una vez más. -Ahora ya mi orgullo está a salvo.-rió, poniéndose de pie aunque con poca dificultad. -Recuérdame no poner en duda las habilidades de una mujer, ¿quieres?-y fue a apoyarse a una de las esquinas del ring, ahora ya estaba cansado.
*
Erin se vio de pronto tirada al suelo sorprendida se levanto. Ella tanbien estaba algo dolorida, pero se sentía bien consigo misma.
- Un poco si - dijo en referencia a lo de literal - me alegra haberte enseñado una lección las chicas podemos ser tan duras como los tios - dijo sonriendo - ¿Te invito a un refresco? ya te veviste mi agua- Y así descansamos un rato - dijo sonriendo
*
-En otra situación te diría que no, solo espero que el refresco no me salga tan caro como el agua.-bromeó, no estaba tan mal después de todo darse chance para hablar con alguien, que buena falta le hace. Como por igual bajarse el leve enojo que carga consigo al no terminar en buenos términos (para Wesley) la práctica. La acompañó fuera, fulminando a todo santo en su paso pues no había dado el espectáculo que acostumbra. Para un día con poca actividad, él ya ha tenido mucha.
avatar
Cough Syrup

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 22
Localización : Storybrooke.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Cough Syrup el Dom Nov 03, 2013 10:20 pm


Axel Portman | en Central Park

Despertó con la peor jaqueca que pudo imaginarse, aún peor de lo que él sabe que merece luego de habérsele pasado unas cuantas copas al solo terminar su turno. Algunos dirían que debería mantenerse al margen de la sociedad y dedicarse únicamente a su trabajo, pero él siempre ha llevado la contraria. Necesita una vida social aunque ésta no lo necesite a él precisamente. Es por ello que esas copas que no necesitaba, más sin embargo le importó una mierda para hacerlo igualmente, todas ésas le llevaron a donde está ahora. Un apartamento ajeno al suyo.

Las molestias sobre su cabeza le hicieron despertar, poco temprano para lo que acostumbra, pero demasiado tarde como para ir al trabajo y repetir la rutina. Cubierto con una sábana blanca de su cintura para abajo y abrazado a una mujer castaña, al menos le olía bien el cabello o éso pensó. "Exactamente, ¿qué fue lo que hice anoche?"pensó, pues ni el más vago recuerdo tiene más allá de entrar a un bar con la intención de beber un poco, no recuerda cómo es que ha parado aquí.

Tampoco va a ser algo a lo que no esté acostumbrado, salvo por un diminuto detalle, o bueno, quizá no tanto. Alguien más le estaba abrazando por la espalda. Sus ojos le ardían por lo que no podía simplemente voltear y ver de quién se trata, igual y su vista estaba muy borrosa. Al solo sentir algo que no debería sentir bajo su espalda, ahí sí se alarmó. -No de nuevo.-maldijo en un murmullo, volteándose para comprobar que era un maldito hombre. ¿Por qué a él? Si ha donado a la iglesia un par de dólares en los últimos meses y no ha matado a nadie en su vida, califica totalmente para no pasar por ello. Pero aun así el Karma se burla de él, "puto Karma" pensó en lo que agradecía no haber recordado nada.

Escuchó algunas quejas de sus acompañantes, estarían más cansados que él, o simplemente se trata de unos flojos de mierda. Él se incluiría, pero supuso que ya ha hecho demasiado como para querer acompañarles en otro "nosotros".

Se deslizó entre ambos buscando el borde de la cama, ,y el trauma cayó: ¿qué hace en medio de ambos? Pues no, no tiene intenciones de responderse, nunca lo hará. Volteó sobre su hombro para ver el rostro de la mujer, pero nada, ni idea de quién podría ser. Ya para el hombre, de unos veinticinco a veintiocho, pero ya ése le trajo sin cuidado.

Asqueado, más de lo que puede soportar, fue por sus cosas aunque ni la mitad encontró. No era su pantalón, ni la camisa, pero le importó una mierda. Se iría de ahí antes que pudieran identificar su rostro, que no tiene intenciones de discutir lo ocurrido aquí, en la vida. A medio vestir, fue a enjuagarse la boca en el grifo y luego bebió un poco de agua, al menos éso. Sin prestar atención a detalles en el apartamento, no se molestó en salir por la puerta y dejarla abierta, esperando que alguien les robase o algo por el estilo.

En los pasillos se encontró con unos niños que se probaban sus disfraces, solo les fulminó con la mirada y bajó por las escaleras. El dolor de cabeza se mantuvo presente como también una molestia que le impediría sentarse en un par de horas. "Estúpido, estúpido"no se cansó de repetírselo en su cabeza.

Llegando al vestíbulo del edificio, se aseguró que nadie estuviese viendo y simplemente se teletransportó del lugar. Pero estaba tan mareado que no acabó en su apartamento como tuvo previsto, sino entre unos arbustos del Central Park. -Me fallan hoy que lo necesito tanto.-bufó, aun más enfadado que antes -si es que era posible- y se acomodó la ropa que le quedaba un poco más grande, pero no se notaría. Igual se sacó unas hojas del pelo y dio un brinco para echar a andar por el lugar. Ahí se fijó que traía un zapato -suyo- y el otro era del individuo que se ha esforzado en olvidar.

El lugar estaba demasiado transitado, juzgó que sería por las fechas, pero él está seguro de haber tenido su susto antes de la gran noche. Y no pretende llevarse otro. Habrá perdido la paga del día, para qué hacer algo por evitarlo, ahora buscaría un taxi que lo llevara hasta su apartamento, dormir, llorar, fumar, y cortarse las venas si le queda chance antes de que caiga la noche. En resumidas cuentas, otro hermoso día en la gran ciudad.
avatar
Cough Syrup

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 22
Localización : Storybrooke.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Dena el Lun Nov 04, 2013 6:47 pm


Emily Olsen calles de la ciudad

No tenia clase hasta las 13.00 así que había ido a hacer la ultima compra de Halloween es disfraz bueno no el disfraz entero sino algunos complementos ya que aun no me había decido entre mis dos opciones.

La primera era de vampira , con un top rojo ajustado una falda larga negra y una pequeña capa transparente, que era justamente con los colmillos lo que estaba comprando.

Y la segunda opción era de medico psicópata tenia un pijama verde que me había sacado una amiga que estaba como interna en el Mercy y que ya había manchado de “sangre” y para el que estaba comprando un estetoscopio. Cuando llegara a mi habitación lo decidiría en parte la decisión dependía de mi compañera de piso.  La idea era ir las dos de algo complementario si yo iba de medico psicópata ella iría de  enfermera psicópata, enfermera zombie o algo así y si iba de vampira ella iría de  bruja, hombre lobo o algo así.

Termine de pagar y salí de la tienda, estaba contenta con mis compras y los disfraces estaba segura de que nos lo íbamos a pasar en grande aquella noche. Me encantaba Halloween era mi fiesta preferida. Nada mas salir me encendí un cigarro y le di la primera calada.

- Nadie te ha dicho que eso es malo y que estas contaminando a los demas - dijo un hombre mirándome mal.

- Estoy en la calle y estoy echando el humo para otro lado. Así que déjeme en paz - dije  algo molesta. Odiaba la persecución a los fumadores. Vale si el tabaco era malo y todo eso ya lo sabíamos todo el mundo pero quien quisiera  fumar sabiendo los riesgos estaba en su derecho y no soportaba aquellas miradas como si hubiera matado a alguien.

- Encima de joder a los demas respondona - dijo el hombre cabreado - a ti te daba una buena tunda yo.

Aquello me dejo perpleja y mas al escuchar o ver aun no sabia como llamarlo sus pensamientos.
- Puto pervertido - dije asqueada

-  ¿Pervertido? Peor quien te has creído que eres niña - dijo el hombre dando un paso en mi dirección mientras me examinaba de arriba a bajo “A ti te domaba yo… la verdad es que estas muy buena y me encantaría domarte, me gustan las sumisas rebeldes”

Cuando vino hacia di un paso hacia atrás mas asustada por sus pensamientos que por su actitud.
- Ni te me acerques o te quemo - dije señalando el cigarrillo. Aquel tipo me estaba no solo dando asco sino miedo.

El tipo se me quedo mirando confuso e iba a decir algo cuando paso un tipo alto y bastante cachas, aunque no demasiado agraciado. Que vio la cara de susto de Emily y miro al tipo y luego a Emily.
- ¿Te esta molestando? - dijo mirando a la morena para luego mirar al pervertido. - ¿la estas molestando?

Suspire un poco, aliviada de la intervención de aquel tipo. Cierto que si el pervertido se hubiera acercado un poco mas y me hubiera sentido amenazada podría haber usado mis poderes pero prefería no usarlos en lugares públicos, además de que no los dominaba bien.
- Gracias - dije al grandillón - Lo cierto es que si, pero creo que ya me dejara en paz.

El pervertido al ver la actitud del grandillón y las palabras de Emily suspiro y siguió su camino.

El grandillón sonrío.
- De nada -dijo mirando a Emily - ¿Quieres que te acompañe algún lado o algo por si el tipo reaparece? Por cierto me llamo Brud

- Gracias pero no es necesario. No creo que vuelva y si vuelve me voy corriendo y listo - dije sonriendo - Em, bueno Emily pero todos me llaman Em - dije tendiendo la mano.

- Encantado - dijo el chico estrechando mi mano. - me das un pitillo - dijo al ver el pitillo en mano de la morena.

- Vaya otro fumador. ¿te puedes creer que todo ha venido por que me pillo fumando? - dije lo cierto es que si fumaba pero no demasiados cigarros al día. Habitualmente con cuatro al día me valía. Cuando estaba nerviosa o iba de fiesta la cosa aumentaba  pero casi nunca superaba los 10 cigarros.

- Me lo creo hay gente muy rara - dijo sonreído al tiempo que tomaba el paquete.

- Quédatele tengo mas en casa. - dije sonriendo

- Pero si queda medio paquete. - dijo sorprendida.

- Bueno me has salvado de un tipo peligroso así que… que menos que darte un paquete de cigarros - dije sonriendo

- Vaya gracias creo que me voy a ir dedicando a salvar a la gente si todos me dan  un paquete de cigarros. - dijo sonriendo

- Todos no creo, solo los paria fumadores.   - dije sonriendo y echando un vistazo a mi reloj. Tenia que irme si quería ir a casa a dejar las compras antes de la siguiente clase. - Tengo que irme Brud ha sido un placer - dije agitando la mano mientras me alejaba.


Última edición por Dena el Dom Nov 10, 2013 1:19 pm, editado 1 vez
avatar
Dena

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/10/2013
Localización : madrid

Ver perfil de usuario http://legendary-world.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Purple Rain el Mar Nov 05, 2013 7:00 pm


Madison BlayLock | Universidad de Columbia
Con Naigel Wallace
:naigel:

Naigel daba un seminario sobre urgencias, traumas y demas en la universidad. El seminario le ponía nervioso, el no era de hablar en publico, su sitio estaba en urgencias aun así había hecho lo que buenamente había podido. Cuando sonó el timbre no pudo evitar lanzar un suspiro de alivio mientras recogía sus cosas y veía salir a los alumnos.

Madison se había apuntado a un seminario de trauma en la universidad, el tema estaba probablemente demasiado avanzado para su curso, pero le había gustado, asi que decidio acercarse a felicitar al poniente, que era un medico que ejercia. – Hola – esbozo una sonrisa – Me llamo Madison y queria felicitarte por el seminario – le tendio la mano.
Naigel al ver a una chica que se le acercaba se quedo parado sonrío agradecido cuando le felicito.

- Hola encantado Yo soy Naigel.. Bueno ya lo sabes por que me presente antes - dijo sonriendo nervioso - ¿en serio ha estado bien? Estaba de los nervios hablar en publico no es lo mío. - dijo divertido

Ella no pudo evitar reírse al verlo nervioso – Lo siento, pero nunca me imagine a un poniente de universidad nervioso – sonrio – Pero me ha gustado mucho, sobretodo lo que has contado de intervenciones ante catástrofes, ha sido genial
- Bueno los ponientes también somos personas no somos robots - dijo bromista - vaya me alegro que te halla gustado. Me he basado un poco en experiencias personales la verdad - dijo sonriendo - lo cierto es que a veces damos por hecho cosas como la electricidad y demas pero en caso de catástrofe lo mas probable es que algo no funcione y tengamos que tirar de conocimientos tradicionales. - dijo asintiendo luego la miro mas detenidamente - ¿Tu estas en primero o segundo a lo sumo no? No esperaba a nadie tan joven en el seminario la verdad- dijo sonriendo - te voy hacer una pregunta muy típica pero que te harán llegado el momento. ¿Por qué quieres ser medico?

Madison escucho con atención todo lo que le decía reparando en el acento del chico, estaba claro que era británico – No sois robots, pero es como una especia de estereotipo ¿no? – bromeo y luego escucho su pregunta – ¿Por qué quiero ser medico? Pues no se por que quiero ser medico, pero si por que he elegido la carrera de medicina, por que puedo, osea he sacado las mejores notas, quiero algo que me inspire me impulse a mejorar, y que mejor que tener la vida de una persona en tus manos? No puedes permitirte fallar ¿no? eso es lo que me motiva – le dijo muy segura de si misma.

- Buena respuesta no es la que esperaba por que todo el mundo dice para salvar vidas, para ayudar o cosas así que en muchos casos es el autentico motivo pero una respuesta como la tuya es igual de sincera y mas realista. Si puedes fallar todos cometemos errores el problema es que si eres medico y fallas pierdes un paciente. Y también hay que saber que aunque tu hagas todo lo que puedas y lo hagas todo perfecto eso no significa que no vayas a perder al paciente. - dijo con seriedad.
Madison le miro con seriedad - Entiendo que hay cosas que escapan a nuestro control pero exigirse al maximo no es malo, es mas creo que para esta profesión es lo mejor, bueno tu lo sabras mejor que nadie no? - le miro interesada, le estaba resultando atractiva aquella conversación con la gente de su edad no podia hablar tan enserio.

- Si claro que hay que exigirse al máximo y siempre investigar nuevas formas de resolver los problemas de siempre, estudiar el trabajo de otros escuchar las opiniones de otros. Lo que no se puede hacer es ir por libre o creerte mejor que nadie. Si haces eso la has cagado pero bien - dijo - y muchas veces cuando empiezas la carrera alguien demasiado seguro de si mismo puede acabar creyéndose mejor que el resto y en el momento justo liarla

- No estoy de acuerdo, hay una diferencia entre creerse el mejor y ser el mejor, mi meta es llegar a estar entre los mejores, no creo que eso sea malo no? – sonrió y bajo la mirada a los papeles que estaba guardando.

- Nunca serás el mejor o la mejor. Puedes ser muy bueno estar entre los mejores pero siempre habrá alguien que en tu campo sea tan bueno como tu pero tenga mas imaginación, mas dinero o mejores aparatos que le permitan idear una nueva forma de hacer algo o perfeccionar una ya existente. Y tu si quieres ser la mejor tendrás que aprenderla y al mismo tiempo innovar otra. - dijo sonriendo y luego mas serio añadió - Nunca te creas mejor que nadie por que eso es el peor error que puede cometer un medico.

Madison no pudo evitar reírse – Sigo diciendo que no me creo la mejor, pero que quiero serlo, me parecen muy bien tus consejos pero no creo que tener ambición sea malo, o pecar de arrogante, más bien veo ansias de superación, en la medicina como en cualquier otra faceta de la vida, nadie es mejor que nadie – le guiño el ojo.
Naigel sonrío.

- Eso me gusta mas, eso de querer ser la mejor pero saber que nadie es mejor que nadie es justo el punto adecuado para ser un buen medico. A muchos se les olvida la segunda parte y se endiosan y a muchos alumnos también les pasa en cuanto un profesor les dice lo buenos que son. Pero veo que tu eres realista creo que serás una buena medico. - dijo terminando de guardar las cosas - ¿y tienes pensado alguna especialidad o algo? Si ya se aun no has empezado casi la carrera pero cuando te metes siempre tienes una idea aunque al final acabes en otra cosa.

- Tengo que reconocer que lo que me gusta es la cirugía y dentro de ella el trauma, por eso estoy aquí hoy – se apoyo en la mesa y le sonrio.

Naigel termino de recoger sus cosas y sonrío ante aquella respuesta.

- ¿Por qué no te apuntas como voluntaria en el Mercy? En urgencias siempre se necesita personal, y aunque no ejerzas como medico, ni enfermera aun… puedes ver cosas interesantes y aprender mucho y llegado el caso ver si te gusta o no. Y seguro que eso te da créditos - dijo al tiempo que empezaba a caminar hacia la salida de clase.

Madison le miro pensativa ya se había planteado esa opción desde que estaba en la universidad tenia muchas menos obligaciones que en el instituto – Lo pensare, tengo que sacar tiempo para todo, ya sabes, el primer año es difícil – camino con el hacia la salida.

- Piénsalo y si te decides me das un toque. - dijo al tiempo que sacaba una pequeña libreta de la cartera y anotaba su numero - e intento buscarte un hueco - dijo sincero - aunque eso si no te emociones.. Al ser estudiante hasta las enfermeras te darán ordenes, y lo mismo te toca hacer alguna tarea desagradable… pero oye de todo se aprende y por poco que trates con pacientes aunque te pongan a archivar o lo que sea… mas experiencia que uno de tus compañeros que no trabaja como voluntario tendrás - dijo rompiendo la hoja del cuaderno y entregándosela.

Madison cogio el papel y lo miro divertida – Solo puedo llamarte para eso? – le pregunto arqueando las cejas.
Naigel se la quedo mirando con cara de circunstancias. “¿Es una broma o me esta tirando los tejos?” Pensó confuso.
- Bueno para eso y si tienes alguna urgencia medica… o si necesitas ayuda con alguna asignatura o no se… - dijo intentando desviar un poco el tema.

A Madision le dio la risa al escuchar lo que decía – No pretendía tirarte los tejos era mas bien en si podrías ayudarme con dudas de la universidad – le miro fingiendo estar avergonzada.

Naigel la miro sorprendido por que usara esas palabras. “Vaya si que soy evidente si” pensó ya que dedujo que la chica había leído aquello en su cara.

- Ah bien claro no hay problema en eso - dijo sonriendo - y no te preocupes ha sido un mal entendido - dijo quitando importancia aquello para que no se sintiera mal - incluso me he sentido halagado de gustar aun a las jovencitas - dijo a modo de broma - ahora he de irme mi turno empieza en diez minutos. Un placer conocerte Madison.

- Nos vemos doc, y por cierto, como gustarme me gustas, pero no te estaba tirando los tejos – le dijo divertida mientras se alejaba para irse, ahora tocaba prepararse para la noche de Halloween.

_________________
avatar
Purple Rain
Admin

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 11/08/2013

Ver perfil de usuario http://spectrum-rol.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por exelor el Mar Nov 05, 2013 9:47 pm



Annabelle y Emily || En su piso
:emily:

Emily empezó a caminar cada vez mas deprisa. Cuando ya estaba apunto de llegar pero aun la quedaba como diez minutos se metió en un callejón y se tele transporto hasta el  ascensor, que como intuía y tubo suerte estaba vacío a esa hora le dio al botón y llego a su piso donde abrió la puerto.
- ¿Anna? - dijo cerrando la puerta - He comprado un estetoscopio, una capa y una dentadura así que puedo ir de vampiro o de  medico depende de lo que elijas tu… y por cierto hay algo que te tengo que contar - dijo mientras sacaba la capa y la dentadura  y se las ponía para que la otra la viera.

Anna se encontraba muy atareada preparando su disfraz. Creía que tenia un idea muy original, de echo llevaba semanas con el. Era innovador, provocativo y seguro que clavaría a más de uno. No sabia hasta que punto tendría valor para hacerlo. Pero era Halloween, y ella quería salir aquella noche y pasarlo bien. Así que eso era lo importante. La llegada repentina de Em la saco de sus pensamientos. Saco la cabeza desde su habitación.
- Em! Aqui! De vampiro de verdad? Yo que tu intentaría no llevar algo tan típico – dijo divertida a su compañera de piso-. Y eso que me tienes que decir? No habrás quedado con unos chicos esta noche? – dijo nervioso-.Em. Me prometiste que irías conmigo!

- Bueno es Halloween pegan las cosas típicas. Pero no se si de vampiro o de  medico depende de lo que vayas tu, como dijimos que iríamos de algo complementario…. - dijo sonriendo - Y no tranquila no he quedado con ningún chico aunque he conocido a uno que me ha salvado de descubrir mis poderes ante un psicópata sexual. -le dio un escalofrío solo de recordar al tipo - una pena que no tuviéramos tiempo de hablar mas se le veía buen tipo.

- Como? Un psicópata? Que ha sucedido? – pregunto Anna un poco confusa-. Y encima aparece el gran héroe y no se ha quedado con la chica? Oh...!

Emily no pudo evitar reír.
- Bueno es el primer cómics quizás el héroe vuelva aparecer en el cómics dos - dijo divertida - nada salía de la tienda y me puse a fumar, si ya se es malo no debería.. - dijo poniendo los ojos en blanco - y un tipo me riño por fumar le dije que era malo para mi que no le estaba echando el humo y que me dejase y se puso en plan que me daba una buena tunda… y le leí le dije pervertido, se cabreo mas…  y el pensamiento final que tubo sobre mi fue la leche que le gustaban las  sumisas rebeldes y que estaba muy buena y le gustaría dominarme.. Le dije que se alejara o le quemaba… y entonces apareció el héroe y el tipo se largo… y yo le di las gracias y también me vine… lo malo es que si no llega aparecer Brud quizás hubiera tenido que usar mi poder… y estaba en plena calle  - dijo preocupada.

- Y no llevabas mascara... Problemático si. Y el como era? Brud? Es un nombre un poco raro... – dijo Anna extrañada-. Y en lo primero que has dicho tienes razón. Fumar es malo. Sabes que eso es malo. Y no esta probado que tu genética te haga inmune a cosas que a nosotros nos afecta claramente. Quiero decir que no esta probado que tu sistema inmunitario sea mejor que el nuestro. Seguro que los virus también te dañan. Así que no deberías fumar! Joder! Yo fuera de tu me pasaría el día haciendo ejercicio, entrenado, dándome de ostia con algún que otro gamberro, poniendo orden... Sería fantástico!

Em puso los ojos en blanco.
- Ya se que mi genética no es mejor que nadie… pero me gusta fumar… además tampoco fumo tanto  como mucho cuatro al día y hay veces que ni llego.  - dijo suspirando - Además si hasta mi hermano fuma por que no yo - dijo divertida - y sabes que practico con mis poderes…. Pero prefiero que no se sepa..  No quiero que algún biólogo loco o lo que sea me diseccione como a una rata de laboratorio o algo así. - dijo sincera -y tengo poderes no soy inmortal ni nada… si fuera como Claire de Heroes entornes si que haría eso total a menos que me cortasen la cabeza totalmente del cuerpo me regeneraría. Pero yo no tengo mil vidas como Claire ni como los gatos así que mejor no arriesgar - dijo encogiéndose de hombros. - Bueno volviendo a Halloween ¿de que iras esta noche entonces?

- Sabes que yo sería una bióloga de entera confianza! Joder Em. Eso es todo un misterio! Es como poner un queso delante de un ratón y no dejar que coma... La curiosidad mato al gato – dijo con una sonrisa-. Disfraz? No me leas la mente! O lo echaras todo a perder! De echo solo te puedo mostrar un foto... Cuando me “ponga” el disfraz... Bueno es todo un poco complicado, es de una solo uso. Y dentro de un par de horas ya me lo tendré que poner. Me ayudaras?

- Ya si tu fueras la que me investigase vale… pero habría mas gente que me vería no como el queso sino como el ratón y ellos serian los gatos y el gato se come al ratón así que no. - dijo sincera - Claro que te ayudare… pero entonces ya veo que no iras de nada que sea parecido o complementario al mío - dijo haciendo un mohin.

-No... Pero es que es un disfraz muy bueno. Y divertido! Ven ya veras! – dijo mientras le acercaba su portátil con un montón de fotos-. Que te parece?

Emily miro las fotos y a su amiga.
- ¿En serio? - dijo sorprendida y abriendo los ojos - es genial - dijo sonriente - es muy tu… y sexy… lo cual queda bien. - dijo sonriendo - ya era hora de que enseñaras un poco de carne. Que con lo guapa que eres desperdicias cuerpo por tus miedos tontos cabeza de chorlito - dijo dándole un toque en la cabeza - pero necesitaras como dos litros de pintura… y supongo que aparte de ir en bikini toda pinturojeada de azul llevaras algún abrigo o algo ¿no? Por que sino te morirás de frío como refresque esta noche mucho.

Ahora que Anna le decía aquello Anna sentía como le subía el color de la cara. No había pensado en aquel aspecto del disfraz.
- Yo... Quieres decir que es demasiado provocativo. Y enseñare demasiado... Joder... – dijo bajando la cabeza.

- No pasa nada… a ver  iras en bikini… y aparte de todo con esa pintura nadie sabrá si es pintura encima del cuerpo o es un disfraz muy bien hecho. - dijo con seguridad - piensa que es como cundo vas a la playa o a la piscina solo que con mas pintura. - dijo sonriendo - tienes que quitarte esos complejos que no se de donde los sacas joder, ya quisiera yo ser tan guapa como tu cabeza de chorlito.

Anna se quedo mirando frente el espejo que tenia, y la verdad es que le vino a la cabeza que le hubiera dicho su madre. Que ella no era su hija, eso seguro, por no decir cosas peores.
- Tu eres más guapa que yo... Además si voy con eso seguro que quedo más... friki. Ire a dar una vuelta a ver si encuentro otra cosa que ponerme para esta noche. Y no creo que los chicos piensen como tu...

- Primero olvida lo que piensa la amargada y sin personalidad propia de tu madre - dijo  empezando a molestarse - segundo tu eres mucho mas guapa que yo. Tercero los chicos babean por ti lo que pasa que como eres tan insegura les das señales de que eres inaccesible y por eso no se acercan. Cuarto todos somos un poco frikis y si te pones a comparar yo soy mas  friki con el tema de los poderes y demas. Y quinto te vas a poner eso. Si tu te disfrazas de Mística yo me disfrazo de… lo que sea que sea la archienemiga de  Mística

Ahora Anna miro a Em con la boca abierta, y su gesto se convirtió en una sonrisa.
- Pues iré de Mística, no se hable más. Eso si me tendrás que ayudar a pintarme la espalda. Tranquile que he comprado pintura para la piel a rebosar, tendré de sobra. Y si no les gusta a los chicos que miren hacia otra banda. Y tu así de que quieres ir? De Tormenta o Profesor X? – dijo riendo.

- Tormenta creo que será mejor que profesor x. Tengo un pantalón de cuero negro, una camisa negra y una chupa  de cuero negro. Con eso y la peluca de pelo blanco que conseguí para otro disfraz valdría.

- Puedes ir de lo que quieras, es más, creo que Mística junto a una bruja o un medico sería una buena combinación. No tenemos porque ser tan tradicionales – dijo riendo.

- Bueno luego me pruebo las tres opciones y me dices cual te gusta mas y  esa llevo - dijo sonriendo miro su reloj - mierda ya llego tarde a la ultima clase de hoy…- dijo suspirando - buah da igual me la fumo por una no pasara nada - dijo sonriendo

- Soy una mala influencia – dijo riendo-. Oh mi Emily! – dijo mientras abrazaba a su compañero de piso.

Emily la devolvió el abrazo. - No se si eres una mala influencia o no lo que si se es que  yo si que soy una afluencia positiva - dijo riendo - Bueno vamos a probarme los disfraces y que me ayudes a elegir cual me queda mejor y cuando nos decíamos nos ponemos con tu disfraz solo espero que no dejemos muchas manchas por que como nos pille el casero nos mata - dijo divertida

- Perfecto, vamos alla. Sino siempre te podemos disfrazar de la hermana pequeña de Mística. Quedaríamos a juego sabes? – dijo riendo.
avatar
exelor

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 29/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por exelor el Mar Nov 05, 2013 10:26 pm



Skye y Natalie Dawson || Sede División – Gimnasio
:natalie:

Skye había entrado finalmente en su trabajo, tras dejar de la forma más discreta posible el disfraz de Halloween en su taquilla, para que nadie fisgoneara. Pero en un mundo como aquel imposible era que no se supiera nada de nada. Como no tenia ninguna misión en perspectiva Skye pensó en pasarse un rato ordenando su escritorio, que siempre hacia falta, y también se pasaría por el gimnasio.

Natalie estaba cambiándose para ir a entrenar un rato cuando vio llegar a una de sus compañeras a Skye- ¿De bruja en Halloween? - le dijo insinuando como que era el tipico disfraz que se podia comprar en un día como aquel.

Skye cerro la taquilla nada más escuchar que le decían aquello y se dio la vuelta.
- Tan evidente se ha echo? – dijo Skye con una sonrisa-. O forma parte de esas habilidades tan bonitas que tenéis algunos?

Natalie enarco las cejas al escucharla - No se que tienen que ver las habilidades que tenemos "algunos" con los disfraces de Halloween, puedes explicarmelo si eres tan amable? - la miro con diversión.

- Casualidades supongo. Porque le has dado de lleno. Un bonita disfraz de bruja. Original no? – dijo con cierta ironia.

- He visto el disfraz cuando lo has guardado no era intención de acertar con mis habilidades – le dijo con diversión – Pero seria demasiado fácil si me quiero meter en tu cabeza – se rio.

Skye rio cuando dijo que la había pillado.
- Y yo que intente ser discreta. Vaya concepto tendrían de mi en la agencia. Y eso de meterse en la mente.... Bueno, todo puede ser. Siempre y cuando no entraras en la parte que atañer a los chicos... Esa es impenetrable.

Natalie se echo a reir  - Nunca me gustaría entrar en esa parte de la mente de alguien, aun que bueno, depende de si nos gustara el mismo hombre, pero no creo que tengamos el mismo prototipo de príncipe azul puedes estar tranquila con eso – bromeo.

- Eso sería conflictivo. Nos tendríamos que emplear a fondo y utilizar todas nuestras dotes. No, eso sería feo. Y primera norma, nunca busques en el trabajo. Así puedes evitar más de un susto.

- Si bueno creo que no necesito consejos de ese tipo, ya he tenido experiencias suficientes, pero gracias – se acerco a su taquilla para coger los guantes y poder ir después al gimnasio.

- Me parece que lo ponía en uno de los manuales que me dieron cuando llegue aquí el primer día... – dijo riéndose-. Un poco de gimnasio? No querrás una pareja para el gimnasio?  La verdad es que me vendría bien ponerme a prueba – dijo ofreciéndose y porque realmente ahora que había visto aquellos guantes la idea de pasar por el escritorio a mirar informes le pareció aburrida.

- Como quieras, pero no estarás a mi altura, ya sabes por todo eso de los super poderes – se puso los guantes y cogió una toalla y una botella de agua.

- Puede que no este a tu altura. Pero en una situación real no tendré el beneplácito de una compañera de trabajo. Y siempre me puedo encontrar con ello. Pero me gustan los retos – dijo mientras abría su taquilla y sacaba sus cosas.

- Como quieras – Natalie se encogio de hombros y echo a andar hacia el gimnasio, al llegar dejo las cosas en uno de los bancos al lado del rin y se puso ha hacer estiramientos – Intentare no usar mis poderes.

Skye dejo sus cosas al otro lado del ring.
- Eso para ti sería también un reto. Pero como quieras. Dejemoslo en una situación real, así que usalos. Quiero ver que puedo mejorar, que no. Y cuanto tiempo sería capaz de vivir. Menos apuñalarme por la espalda... Eres libre – dijo convencida.

- En una situación real irías armada – dijo transportándose justo detrás de ella y dándole un toque en la espalda – Y aquí no lo estas –sonrio.

Skye se aparto rápidamente hacia un lado cuando Natalie le dio el toque por la espalda.
- Y una arma me hubiera salvado en esta situación? – dijo alzando una ceja-. Creo que no? – dijo intentándola alcanzar con una patada rápida.

- Un arma normal no– le dijo mirándola mientras volvia a estirarse esperando.

- Dejemoslo en un entrenamiento, y en que te mueves muy rápido. Y que yo pobre de mi solo intento alcanzarte – dijo con una doble patada sobre Natalie y seguía entrenando junto a ella un buen rato.
avatar
exelor

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 29/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Purple Rain el Miér Nov 06, 2013 12:51 am


Jenna Payne | En Proyecto Evolucion
Con Dasher Warren
:dash: 

Tras el corto entrenamiento con Julian, Dash se había quedado a descansar un rato ahí simplemente tirado sobre la lona del ring esperando que el tiempo avanzara, al final de cuentas era prácticamente un día muerto, poca actividad, clases sin alumnos, reiterando muerto. Un rato avanzó y miró que se aproximaba la clase de tiro, que si bien estaba prácticamente seguro de que nadie llegaría tenía que estar al pendiente por si alguno lo hacía por lo que tras reacomodarse un poco se transportó al lugar a la espera de si algún perdido llegaba a aparecer.

Tras cambiarse de ropa Jenna fue hacia su clase de tiro, le pareció raro no encontrarse con ningún de sus compañeros por el pasillo, pero lo achaco a que ella siempre llegaba tarde. Cuando por fin hizo acto de presencia en la sala de tiro solo vio a Dash – Hola – dijo bajito mientras entraba.

Dasher caminaba por el lugar pensando que nadie llegaría pero una voz le hizo girarse y mirar a Jenna que entraba al lugar –Vaya aún queda alguien responsable en este lugar- comentó con una pequeña sonrisa caminando hacia la otra -¿Segura que no prefieres irte a algún lado? – preguntó – Al final de cuentas dudo que alguien más vaya a venir – comentó mirando la hora.

-Es cierto! – exclamo al acordarse de que les habían dado el día libre – No lo recordaba – suspiro y miro a Dash – a que otro lugar podría ir? A mi cuarto? – no pretendía ser sarcástica pero el tono le salió algo hostil y al momento rectifico – Da igual si quieres irte me iré, a no se? A algo – se encogió de hombros y dio la vuelta para irse.
Dash rio ante sus palabras – No, no te corro – dijo divertido – Sólo lo decía por si habías olvidado esto, que bueno yo no tengo nada mejor que hacer ha sido un día demasiado calmado así que – sonrió – Por mí no hay problema dar clase con un alumno – dijo mirándola – Más que nada lo decía por ti.

Jenna miro a Dasher de reojo, el sabia perfectamente su historia, es mas, el la había llevado a aquel lugar – Prefiero entrenar, quiero salir de aquí – se encogio de hombros y se acerco a la mesa de las armas cogiendo una.

-Así me gusta – comentó divertido – Alguien que prefiera el entrenamiento a las fiestas creo que por eso me caes bien – dijo con un guiño – Aprovecha esta clase que será para ti así que tienes libertad de escoger con qué – mencionó mirándola.

- Realmente me gustan mas las fiestas que entrenar pero no tengo ninguna a la que ir – se encogio de hombros y apunto con su pistola a Dash – Me gusta esta – después se la lanzo para que el la atrapara y le disparara con ella.
Dash atrapó la pistola y la miró - ¿Estás segura que quieres esto? – preguntó enarcando la ceja – Ya sabes que este entrenamiento me parece un tanto exagerado – rio – No negaré que sea útil pero … - ladeo la boca.

- Oh venga! No creo que uno de Division se vaya a pensar mucho el dispararme, además esa es de bolas de pintura –le dijo cogiendo otra y apuntándole a los pies y disparando.

-Aun así te puede sacar un ojo – comentó aun pensativo pero ante la insistencia de la otra terminó por aceptar –Bueno está bien –dijo mirando de reojo el suelo – Así que… - apuntó la pistola hacia ella y sin decir nada más disparó hacia su brazo.
Jenna se teletransporto al instante apareció detrás de Dasher – Bueno pues no me apuntes a los ojos? – le disparo ella a él y volvió a transportarse.

Dash se transportó en cuanto escuchó el ruido de la pistola para esquivar el disparo de la otra – Lo intentaré – dijo divertido y observó donde aparecía ella –Pero igual tendrás que intentar que no te den – mencionó disparando hacia ella sabiendo que repetiría la acción y se giró para buscar dónde aparecería casi disparando para hacerlo en cuanto estuviera ahí.

Jenna tambien predijo el movimiento de su instructor así que estaba preparada para detener la bola de pintura con su telequinesia, y la atrapo dentro de su mano, aun así fingio que le daba y se dejo caer de rodillas al suelo.

Al mirar a Jenna caer, Dasher observó dudoso – Vamos que tampoco te puede doler tanto- dijo pensando que estaba jugando aunque terminó por acercársele - ¿Estás bien? – preguntó tendiéndole la mano para ayudarle a levantarse.

Ella le miro divertida y le cogio la mano haciendo que la bola de pintura se rompiera en ella – Vale lo siento pero tenia que hacer algo divertido hoy – se rió un poco, no solía confiar en nadie en ninguna parte, pero con el se daba una tregua después de todo la había llevado allí.

-Se nota que estás tan aburrida como yo – dijo riendo un poco y tras eso soltando su mano – Pero entrenamiento es entrenamiento así que a ver si consigues darme – mencionó teletrasportándose a otra parte de la habitación – Iré lento a ver si lo consigues – mencionó antes de hacerlo de nuevo.

- Se que es un entrenamiento – dijo mientras le disparaba fallando todas las veces – Pero estamos solos, puedo bromear con el instructor yo que no suelo bromear – siguió disparando intentando darle y después teletransportandose también pero aun así no lo conseguía, el era mucho mas rápido y mas experimentado, Jenna no debaja de ser una novata.

Dash se detuvo al ver que las balas no le alcanzaban – Puedes bromear – comentó – De eso no me quejo, ya sobre tu mala puntería es un tema diferente – comentó divertido desapareciendo de nuevo – Vamos Jenna no me digas que no vas a atinar ni una – rio metiéndose con ella.

- Vale esta bien – Jenna se teletransporto detrás de Dasher y le propino una patada como en los entrenamientos para tratar de pararle – Si no puedo con velocidad, tal vez de otra forma? – pregunto mientras hacia volar varias bolitas de pintura con sus poderes para lanzárselas a Dash.

Al notar a Jenna cambiar de táctica una sonrisa se dibujó en el rostro de Dasher, por lo menos no continuaba insistiendo con algo que ya había visto no le serviría – Bien pensado – comentó – Aunque no estás considerando algo – dijo divertido – Que yo puedo hacer esto – mencionó riendo y haciendo que las balas de pintura regresaran en camino a Jenna.

Jenna disparo con el arma mientras Dasher le devolvía las bolas de pintura y luego se teletransporto detrás del el y le puso el arma en la sien, notando que se había manchado el costado por culpa de pintura una de las bolas que el le había devuelto – Ahora te tengo no? – pregunto tocándole en la cabeza con el cañón del arma.

Dash rio al sentir a Jenna colocarle el arma y decir esas palabras - ¿Estas segura? – preguntó – Digo más que nada porque cogiste las pistolas y no las había recargado y si no me equivoco la tuya ya no debe de tener balas – rio de nueva cuenta aunque sin moverse del lugar.

Ella bajo el arma y se la dio a Dash – Hombres siempre tenéis que ganar a todo – bromeo – Puedo tomarme un minuto de descanso para beber algo? – le pregunto sin esperar respuesta mientras se acercaba a una máquina de agua y cogía un vaso – Por cierto hace tiempo que quiero preguntarte algo – le miro poniéndose seria.

La risa continuó en el mayor ante las palabras de la otra – Bueno quizás si no te hubieras adelantado tanto – comentó recibiendo el arma y mirándola caminar – Lo que sí puedo decirte es que has mejorado mucho, me encanta que pienses que opciones distintas aunque te tardaste un poco en descubrirlo – comentó con una sonrisa acercándose un poco a ella – Dime – agregó mirándola un tanto extrañado por su repentina seriedad.

- Bueno, tu me sacaste de la cárcel, bueno probablemente no fue cosa tuya, pero a ti te enviaron allí, y me imagino que de alguna manera, tuvisteis que explicar por que no estoy en la cárcel – le miro un tanto confusa – Que creen mis padres y mi hermano que sucedió conmigo? – le miro suplicante esperando que se lo contara.

En cuanto Jenna comenzó a hablar, Dash ya podía imaginar por donde iba aquella conversación asi que soltó un suspiro –Pues…- comentó intentando acomodar sus ideas – Tuvimos que hacer unos cuantos arreglos y yo me encargué de hablar con tu familia pero para ellos te fugaste de la cárcel y simplemente desapareciste del mapa – ladeo un poco la boca.

Jenna miro a Dash confusa – Porque les dijiste eso, ahora pensaran que soy una fugitiva y que quería matar a ese hombre, y no quería hacerlo, fue un accidente, yo.. no sabía que podía hacer estas cosas – se dio la vuelta para que no la viera triste – Gracias por contármelo – suspiro – Ha terminado la clase?

-Pues las opciones eran esas o que estabas muerta – respondió con seriedad – Y de la segunda no hay marcha atrás – dijo con un suspiro mirándola ante su agradecimiento – Si ya estás libre – comentó sabiendo que quizás no debía habérselo dicho, pero igual era necesario.

Cogió sus cosas dirigiéndose hacia la puerta, no se dio la vuelta para mirarle por que las lágrimas ya estaban brotando de sus ojos.

_________________
avatar
Purple Rain
Admin

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 11/08/2013

Ver perfil de usuario http://spectrum-rol.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Cough Syrup el Miér Nov 06, 2013 10:36 pm


Julian Bishop | en P.E. | ft. Jenna Payne
:jenna:

Jenna caminaba pensativa hacia su cuarto, no podía quitarse de la cabeza lo que le había dicho Dasher, sus padres pensaban que había huido de la cárcel, que era una asesina y una fugitiva, al menos esperaba que Tyler confiara en ella, iba tan distraída en sus pensamientos que no se daba cuenta de lo que sucedía a su alrededor.
*
Siendo temprano como lo es ahora, y anunciándose la hora del almuerzo, el rubio tenía la intención de salir a comer. Donde sea, una hamburguesa, un hot-dog, cualquier cosa parecía servir. Solo… salir. Con el reproductor de música destruyendo sus tímpanos, llevaba casi un paso “rítmico” a lo largo del pasillo, si le saludaron a su pasar, él ni se inmutó. —¡Hey!—se echó para atrás, quizá gritó poco fuerte por seguir inmerso en su música. Había chocado con… ¿quién era? —¿Nueva?—gritó, y ahora sí pensó en quitarse los auriculares. —Perdona. ¿Te encuentras bien?—curioso, metiche, hay para escoger. Solo notar un rostro apagado le forzó a entrometerse.
*
Al chocar contra alguien Jenna regreso a la realidad y se quedó mirando a Julian, hacía nada que le había visto con Dash entrenando – Bueno, nueva, ya llevo aquí un tiempo, y si me encuentro perfectamente – sonrió un poco de manera tímida.
*
Giró los ojos, no para ella, sino a su aparente memoria heredada del famoso pecesito azul. —Claro,—confundido, en realidad no sabría ni que decir. ¿Cómo dirigirse a ella? —Hay bullying hasta en el trabajo, si es tu caso… dime y ya.—comentó como si fuese el guardia de turno, sonriendo igual para parecer… reconfortante. —¿Hacia dónde ibas?—curioso de nuevo, ingenioso tal vez; normal cuando se trata de ser social… al menos así en el mundo de Julian.
*
Jenna enarco una ceja, no estaba acostumbrada a que la gente intentara ser amable o divertida con ella, no terminaba de saber cual era el caso de Julian – Muchas gracias por tu preocupación – cuando le pregunto aquello le miro un poco confusa, ahora intentaba socializar con ella – Pues a ducharme, he estado en una practica – dijo señalando la pintura en su ropa producida por el entrenamiento con la pistola de bolas de pintura con Dash.
*
Ahora que lo comentó, se atrevió a echarle un ojo de pies a cabeza.—Vaya que esa es una práctica, con todas las letras.—quería reírse, al menos intentar que ella igual lo hiciera. —Ya pensaba yo que te adelantabas a la noche.—comentó, divertido, en referencia a la ocasión. Halloween. —Así que,—se giró, haciéndose a un lado de ella. Exactamente, se había invitado él solo a acompañarla. Hasta la ducha no, a menos que ella así lo quiera, claro. —señorita que no conozco, y todavía trabajo en pensar por qué, ¿vendrías a una fiesta hoy por la noche?—evolutioner, chica linda, 1+1=2, ¿por qué no invitarla? —Te ahorras la ducha, te despeinas un poco y… voilà, estás perfecta.—sonrió, de nuevo, vaya que puede ser molesto cuando se lo propone, pero viene incluido en el paquete de ser “hombre”. —Todos irán, o eso parece; de paso te animo, me conoces, te conozco… ya sabes.—se encogió de hombros, poco tacto suele tener.
*
Jenna escucho con atención el montón de palabras que Julian disparaba entorno a ella, no sabía si reírse, si echar a correr, pero lo que si hacía era sentirse alagada por la muestra de atención, parecía de los primeros, por no decir el primero que se la prestaba en aquel lugar – Bueno primero me llamo Jenna – le tendió la mano a modo de presentación – En cuanto a la invitación – lo miro y dudo – No será ninguna broma, novatada o algo así? Digo, me invitas, voy, no hay fiesta y te ríes con tus amigos de la ingenua chica llena de pintura y despeinada? – lo examino con la mirada.
*
Jenna,—complacido, buen camino si no ha echado a correr, estrechó su mano igual. Meditó lo dicho, y en su cabeza no pareció tan mal la idea, incluso llegó a imaginar toda la escena. —Tendrás que arreisgarte.—señaló, con una sutil sonrisa ladina. Misterio o intriga, jugaron buena parte. Se cruzó de brazos, como rutina para ser más “persuasivo”. A la mayoría les gusta cuando resalta, ha podido comprobarlo en una que otra ocasión. —Si no hay fiesta, estarás tú, estaré yo…—claro, que se cree la última coca-cola en el desierto. —pero sí, no es la universidad, que yo sepa.—y vio a su alrededor para confirmarlo. —Por lo menos la chica despeinada y llena de pintura pasará un buen rato.—y se señaló con los pulgares, modestia aparte. —¿Sí, no?—insistía, como si ahora le emocionara que pudiera asistir. Guapa, con problemas, y él para querer animarla… ya parecía un drama adolescente. —Julian.—recordó que no lo había dicho antes.
*
- Debes tener en cuenta que yo acabo de salir de la universidad – le dijo poniendo ojitos – No me gusta que me engañen – suspiro – Tengo problemas de confianza y eso que te lo estoy confiando ahora – le miro y sonrio un poco – Pero aun a riesgo de quedarme a solas contigo creo que asistiré, si me dices donde es claro.
*
Me haces ver tan mal ahora que lo pones así.—suspiró, y de nuevo, tampoco se le hizo tan mal la idea. ¿Se da tan rápido? Su ego ahora sube dos rayitas. —¿Es en serio?—lo esperaba, eventualmente le conseguiría el sí, y mejor pronto que tarde. —Mi casa, si estás interesada, sabrás dónde.—le dejaría el resto pues al verla en su casa –como esperaba- le confirmaría un par de cosas. Casi olvidaba a dónde se dirigían, ya que en ningún momento fue invitado a acompañarla. —Jenna, un placer conocerte, …—fue despidiéndose ya, retrocediendo sobre sus pasos ahora. Claro, hambre, y no alargar nada que él esperaba se diera en la mencionada fiesta. —¿Te veré a la noche?—confiado, como si su respuesta ya estuviese clara para él.
*
- Si me dices donde es tu casa – se encogió de hombro y se detuvo en el medio del pasillo, ahora sí quería ir, para salir de aquel lugar, al menos tendría una excusa para no quedarse allí y pensar en su familia.
*
Julian Bishop.—señaló. ¿Para qué serviría su nombre completo? La supercomputadora de la compañía. De querer ir a la mencionada fiesta, el rubio querría ver ese interés en ella por asistir. Que claro y él esperaría que fuese, hacer las cosas más interesantes para variar. —Te veo allá, guapa.—sonrió, debatiéndose entre encantador e ilusionado, un guiño siguió a sus palabras, ya seguro que la vería otra vez, hoy. Habiendo cumplido su misión, su imagen desapareció junto a su presencia para transportarlo al recibidor del edificio.
*
Jenna suspiro mirando a Julian y hecho a andar a su cuarto pensando que al menos esa noche saldría de allí, si es que encontraba su casa.
avatar
Cough Syrup

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 22
Localización : Storybrooke.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por RuSh el Miér Nov 06, 2013 11:18 pm


Dasher Warren || En la comisaría
Con Dean Rise & Jenna Payne
:dean: :jenna:


[ Flashback: Hace 6 meses ]

Dean había recibido una orden directa de arriba para ir a recoger a una Evolutioner joven que estaba retenida en una cárcel de la ciudad de Nueva York, la chica no suponía ningún peligro para él, por lo que no necesitaba refuerzos, la chica había asesinado a un joven pero todavía no controlaba sus poderes.

Cuando llegó la comisaria se acercó a recepción y pidieron que le llevaran directamente al agente al mando, allí se identificó como miembro de la CIA y les dijo que quería ver a la chica y que se la iba a llevar que a partir de ahora era responsabilidad suya.

Guiaron a Dean hasta una sala de interrogatorios donde tenían a la chica. – Hola Jenna, mi nombre es Dean y he venido para sacarte de aquí – le sonrió un poco, no iba a decirle que tenían pensado trasladarla a una cárcel en Alaska no quería asustarla, fingiría que quería ayudarla.

- Por favor yo no quería hacerlo no es culpa mía – dijo la chica asustada y llorosa.
- Tranquila todo va a salir bien vale, voy a inyectarte esto para que te relajes – saco del bolsillo de la chaqueta un calmante para atontarla y así neutralizar sus poderes.

La noticia de la chica retenida en la cárcel no había tardado demasiado en llegar a P.E así que sabían que debían actuar rápido antes de que saliera a la luz alguna de las habilidades de la chica o que simplemente llegaran antes a ella los de División.

Lo cierto era que por la importancia de la misión Dasher había decidido tomarla en sus propias manos y tras analizar un poco las alternativas optó por una estrategia que pensó la más adecuada así que se dirigió rápidamente al lugar y al preguntar por la chica le fue informado que estaba siendo interrogada por un agente de la CIA - Soy el agente Warren del FBI, la custodiada ha sido designada para programa de protección a testigos así que la CIA no tiene nada que hacer aquí lléveme de inmediato a donde estén – comentó desconfiado mientras uno de los oficiales lo acompañaba a la sala. Dash abrió la puerta observando lo que acontecía en el lugar - Te sugiero guardarte esa inyección Dean a menos que la quieras en tu cuello – comentó mirándolo - Jenna ¿cierto? – dijo mirando a la chica - Vine para llevarte a un lugar seguro – comentó con seguridad mirando a Dean -Y tu mejor te vas – le dijo sonriéndole divertido, no pensaba dejar que se llevara a la chica con él.

Dean estaba a punto de ponerle la inyección a Jenna cuando Dasher hizo su aparición - Warren me alegro de verte de nuevo, pero lo siento ella es mía – se encogió de hombros y se dispuso a inyectar a la chica.

Ella empezó a ponerse nerviosa y los miro a ambos confusa sin terminar de entender que estaba pasando – Yo no he hecho nada – se limitó a decirles a los dos.

- No lo creo – comentó mirando de reojo que no hubiera cámaras en la sala y haciendo uso de su telekinesis hizo retroceder a Dean cogiendo a Jenna para apartarla - Tranquila, te explicaré todo después primero tenemos que quitarnos a este lastre de encima – comentó viendo a Dean - Creo que ya deberías aprender que no son objetos coleccionables, “es mía” – giró los ojos - Que discurso tan gastado – comentó sonriendo - Dudo que quieras hacer un escándalo a media comisaría ¿o sí? – preguntó mirándolo.
Dean fruncio el ceño ante el acto de Dash y se contuvo – Es mucho más fácil que esto, una pelea entre nosotros – miro a Jenna – Con quien quieres irte Jenna? Si vienes conmigo iras al lugar donde mereces – le sonrió un poco.

Jenna por su parte estaba totalmente confusa, cuando Dasher la toco se alejó de él asustada - No me hagáis daño por favor – les pidió a ambos empezando a llorar.

-Vaya Rise has madurado y quieres resolver las cosas de forma pacífica – rio pero al mirar la chica alterada suspiró - No te voy a dañar Jenna – respondió sincero - Sólo quiero ayudarte, por él no puedo hablar – señaló a Dean con la mirada - Digo estaba a punto de inyectarte un calmante así que no sé qué tanto puedas creer en sus palabras – añadió mirando al otro - No te voy a mentir, sé lo que eres y lo que puedes hacer pero somos iguales puedo enseñarte a controlarlo para que no sucedan accidentes de nuevo – aclaró - Es tu elección, puedes irte con él y convertirte en su ratón de laboratorio o puedes venir conmigo y tener otra oportunidad – comentó tendiéndole la mano.

Dean miro a Dasher y le mando un mensaje que sabía que recibiría “Ha matado a alguien sabes que tiene que ir a la cárcel, ella también lo sabe” – Jenna le hiciste daño a ese chico, no puedes estar por ahí, el murió, sabes que tienes que pagar por ello no – le dijo con voz calmada acercándose a ella para acariciarle un brazo – Tranquila vale.

Jenna los miraba a los dos confusa – Yo no quería hacerle daño de verdad – miro a Dash – Hay más gente como yo? – le pregunto para luego mirar a Dean.

Dash dirigió su mirada a Dean al escucharlo “No es una asesina, fue un error y bien lo sabes” le comunicó sus propios pensamientos - Yo sé que no querías hacerle daño – refutó ante las palabras del otro - Y la forma de acabar con esto es que sepas como controlarte así no dañarás a nadie de nuevo, vivir recluida en una celda no te ayudará ni a ti ni a nadie – aclaró - Ya lo dije puedo ayudarte si me dejas, él no- comentó fijando la mirada en Dean.

Dean estaba empezando a cansarse de siempre el mismo cuento con ellos, así que fingió que no hacía nada y de la nada golpeo con fuerza a Dash y se acercó a Jenna dispuesto a sedarla. – Vámonos de aquí me he cansado de charlas – clavo la inyección en el brazo de la chica.

Jenna al ver lo que sucedía directamente se decantó por Dasher, el parecía su única salida, forcejeo para que el otro hombre la soltara pero era mucho más fuerte que ella y solo pudo notar como la inyección entraba en su cuerpo.

Ante aquel golpe Dasher cayó un poco aturdido - ¿Qué pasó con que la chica eligiera?- refutó poniéndose de pie - Nada honorable Rise – comentó moviendo el cuello - Una lástima que no pueda enseñarte modales a mitad de la estación – dijo molesto y sacó una pistola de la parte trasera de su pantalón y apuntó hacia el otro , lo que el otro no sabía era que por más real que pareciera era de pintura - Aléjate de ella Dean no puedes salir de aquí, sabes que perdiste así que se un buen perdedor .

Ella estaba empezando a marearse y sentía que le flaqueaban un poco las piernas, Dean por su parte no se doblego ante la amenaza de Dasher – Enserio? Eso es lo mejor que tienes - el hizo lo mismo y saco una pistola poniéndosela en la cabeza a la chica – Creo que el que ha perdido eres tú, porque si haces algo la matare – se encogió de hombros y apoyo el cañón de la pistola las fuerte en la sien de Jenna.

- ¿Quién crees que sea más rápido Dean un ex militar que prácticamente lleva toda su vida manejando armas o tú? – preguntó ganando tiempo mientras pensaba en otra estrategia - Piensa que estás en un edificio rodeado de policías si dañas a la chica no podrás salir de aquí , yo en cambio puedo hacerlo en un parpadeo ¿quién perderá más? – preguntó - Arriesgando todo por llevarte a la chica, eso sí que es interés – comentó sin dejar de apuntarlo - Vamos a hacer esto, tu bajas el arma yo bajo el arma y tendrás oportunidad de salir .

Dean se rio – Tengo inmunidad, diré que me ataco y que por eso me he visto obligado a matarla – le miro a los ojos – Sabes que esto es entre tú y yo es una pena que ella tenga que morir por tu culpa – cargo la pistola.

Jenna que todavía estaba consciente, estaba entra asustada y a punto de desmayarse, no quería morir eso era algo que sabía así que cuando el miedo se apodero de ella se teletransportó hasta caer de rodillas al lado de Dash.

- Para tu mala suerte me tendrás a mí de testigo de que no fue así – comentó con seriedad mirando discretamente a su alrededor buscando alguna alternativa pero sin bajar el arma, por suerte suya la chica logró soltarse por sí misma - Suerte para la próxima Dean – dijo con una sonrisa lanzando a Dean contra la pared - Y por cierto esta es de pintura – disparó a un lado de él y rápidamente cogió a Jenna para transportarse con ella lejos del lugar.

Dean se levantó dolorido –No te preocupes Warren tarde o temprano terminara en una celda igual que tu – suspiro poniéndose en pie.


_________________
avatar
RuSh
Admin

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 28/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Cough Syrup el Jue Nov 07, 2013 2:06 am


Robin Weissberg | en P.E.

Día como cualquier otro para la morena; seguro significaría mucho para aquellos niños que van casa tras casa pidiendo dulces, o para las adolescentes que aprovechan la ocasión al vestirse como putas sin que puedan llamarles como tal. ¿Para ella? Podría decirse que se ahogara en un tarro de helado de vainilla y verá las maratones de terror que pasen por el cable digital. Lo usual, como fue año tras año, por casi tres años ya. En resumidas cuentas no le da ni frío ni calor el que sea Halloween, Navidad, Día de San Valentín o Independencia, días son días para ella y nada más.

Es por ello que su rutina en el trabajo se mantuvo sin el más mínimo cambio: llegó tan arreglada como le permitió su desvelo de anoche (y la respuesta tardía a su despertador, hoy), simplemente el cabello recogido en una coleta y el conjunto acostumbrado para agentes de su departamento: un uniforme formal, pero a su estilo y tiempo, igual poco desarreglado. Pues no había tenido una razón para verse mejor, simplemente no la hay.

Fue por su taza de café antes de devolverse a la mesa, descansaría un par de minutos de estar frente a una computadora como acostumbra, esperando estar fuera del campo visual del jefe de departamento. Han tenido un par de discusiones en la última semana, lo que no los deja a buenos términos para hacer favores como pasarse cinco o seis minutos del descanso. Caliente, fuerte, como a le encanta una buena taza de café bien cargado. Varios de sus compañeros no podrían beberlo sin tener anestesiada la boca, lo que a ella siempre le causó gracia.

Cuando vio al hombre acercarse peligrosamente a su mesa, dejó la taza de lado, limpió sus labios con algo de prisa y caminó disimuladamente –escondiéndose más que todo- hasta llegar a su puesto; dos de sus conocidos ya le esperaban: —Preguntó por ti, creo que te tiene tirria. —comentó Marcus, estatura media, complexión poco cuidada, cabello claro y desaliñado, usaba lentes. Pero como fuera, era mucho mejor que estar sola. Robin simplemente giró los ojos y resopló, cansada. Sin invitación retomó la tarea pausada antes de ir por su café: buscar sucesos peculiares en conocidas partes de la ciudad.

Nada, nada más que robos indiscretos, lo que era buena señal, para poder enviar unos cuantos agentes armados a reclutar los agresores. Recordó su tiempo, cuando ella fue uno de ellos, pero pensar en eso la llevó a recordar ese suceso que se obligó a olvidar. Hecho, ahora pensaba en caballos, delfines, unicornios, Led Zeppelin incluso; lo que fuera serviría para traer su mente a lo que le importa ahora: su trabajo. —¿Pasó ya la temporada de Evolutioners? Vaya que estar pendiente de asaltos a mano armada y por profesionales se hace cada vez más aburrido.—resopló, ahora más aburrida y con una razón. Se reclinó en su silla, pero sin el seguro, ésta rodó unos cuantos centímetros atrás. Deteniéndose bajo la mano de alguien sobre su hombro. —¡Ah mier…!—y estuvo muy cerca de acabarlo, pero el alivio no duró mucho al seguir el camino del brazo hasta el rostro con la mirada. —Tú…—bajó la mirada al momento que entabló contacto visual con él, acomodó su silla en su lugar e hizo por seguir en los suyo. —Soy tu jefe, trátame como tal.—demandó el hombre, su voz no fue tan tenebrosa como se esperara de un jefe / mayor, sino hasta aniñada podría decirse. Igual y el cargo opacaba esa característica de él. ¿A qué se debe ese odio o rechazo de ambos? … Robin no estuvo ni cerca de querer pensar en ello tampoco, solamente se dedicó a teclear, revisar la pantalla por anomalías e ignorar al jefe hasta que éste decidiera pasar de ella como bien les sienta a ambos.
avatar
Cough Syrup

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 22
Localización : Storybrooke.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por RuSh el Jue Nov 07, 2013 8:14 am


Dylan Mason || En central park


- No de nuevo – dije con completa frustración al mirar a mi alrededor y notar que una vez más no estaba en mi casa - Maldición – comenté golpeando el césped al darme cuenta que porqué no otra vez estaba desnudo ¿qué manía la mía de dormir sin ropa? Quizás era la hora de empezar a usar una pijama o quizás era la hora de descubrir porqué seguía despertando en otros lugares que no fueran mi cama. Suspiré resignado a que una vez más tendría que ser el show ambulante el niño idiota que se paseaba cubriéndose con lo que encontraba para regresar a su casa sin una explicación coherente de cómo había salido de casa.

Busqué a mi alrededor intentando encontrar algo con qué cubrir porque vamos no iba a caminar por todo el lugar tal y como Dios me había traído al mundo, creo que moriría de vergüenza antes de salir del parque y para cómo veía las cosas morir de vergüenza realmente era la mejor salida a esto. Empecé a moverme cubriéndome con una de mis manos mientras intentaba encontrar alguna hoja grande, vamos todo un maldito parque o reserva natural como quisieran llamarle ¿y sólo tenían árboles con hojas pequeñas? Claro… mi suerte como cada día esas cosas sólo me podían pasar a mí. Seguí caminando esperando no toparme con nadie cuando un par de voces se escucharon por lo que tuve que saltar tras unos matorrales, claro… no lo pensé muy bien porque caí justo frente a dos chicas que pasaban trotando por el lugar y claramente empezaron a gritar - No – dije apenado intentando hacer un gesto de que guardaran silencio cosa que tampoco pensé bien porque para esto me descubrí haciendo que gritaran más por lo que ahora me cubrí con ambas manos y completamente enrojecido - No es lo que creen – dije al instante - Alguien se llevó mi ropa – pretexto malo lo sabía y no ayudaba a que dejaran de gritar hasta que un guardia del lugar se hizo presente diciendo que me arrestaría por exhibicionismo - Tienen que creerme me hicieron una mala broma desperté aquí sin ropa ¿creen que alguien realmente quisiera despertar así? – hablé con sufrimiento, y lo cierto era que no lo fingía ya estaba desesperado y el policía insistía en que no había excusa que le sirviera que iban a presentar cargos así que no supe que cosa hacer simplemente me solté a llorar… sí demasiado masculino pero ¿qué diablos hacía? Estaba pasando el peor ridículo de toda mi vida y eso que ya había pasado demasiados y aparte de todo ahora terminaría con un historial criminal, claro que mis padres me matarían y nada de esto era mi culpa.

Pero al parecer el llanto funcionó y una de esas mujeres comenzó a hablar con el hombre diciéndole que realmente no había hecho nada que me dejaran ir por esta vez - Gracias, gracias en serio gracias – aun ni estaba tomada la decisión pero yo agradecía desesperado que abogaran por mí así que finalmente el hombre cedió pero dijo que no podría andar desnudo por ahí - Créame es lo que menos quiero – sarcasmo y frustración todo en uno por lo que el hombre se alejó un poco y regresó con lo que parecía un mantel a lo que me quedé viendo extrañado pero no podía quejarme cualquier cosa que cubriera era útil así que literalmente me lo amarré como si fuera una toga - ¿Hay forma de que puedan conseguirme un taxi?- suspiré - Mi casa está muy lejos y creo que es lo único que puedo pagar llegando que como supondrán no traigo mi cartera conmigo – reí y el policía asintió aunque las chicas intervinieron de nuevo mirándose entre ellas –Podemos llevarte – dijeron - ¿En serio?- me ilusioné con aquellas palabras – No queríamos asustarnos pero ya sabes es NY hay locos por todos lados – comentaron intentando hacerme sentir mejor …creo - Yo tampoco quería asustarlas pero creo que la sincronización no fue buena – suspiré - o más bien mi día – finalicé mientras comenzaba a caminar a su lado, no podía despreciar su oferta que al final de cuentas no sabía si habría alguien en casa para cuando llegara y el taxi me mataría así que un viaje gratis me venía de lo mejor.


_________________
avatar
RuSh
Admin

Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 28/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Cough Syrup el Vie Nov 08, 2013 4:19 am


Samuel Frost | en aparcamiento del Centro Comercial | ft. Troy Blaylock
:troy:

Al teléfono, como ya vino a ser una adición para Samuel, iba hablando con uno de los amigos con los que se reuniría a la noche. Acordaron ser la Liga de la Justicia, y él se comprometió a ser The Flash, lo que explica la caja que carga bajo su brazo. —Ya compré el disfraz,—por el tono de voz parecía ir discutiendo, se enfadó y cortó la llamada dos segundos después. Caminaba hasta su coche, bueno, no suyo como tal, sino prestado de su primo, … aunque éste no debería enterarse de ello. Por la ocasión, centenares de coches en el subterráneo, lo que también le hacía recordar a las pelis de terror que acostumbra cuando está solo. —Oh dios.—y pensar en ello hizo que sus nervios se avivaran.
*
Troy estaba algo molesto el día de hoy, quería disfrutar de Halloween como todo el mundo, quería estar sin nada que hacer como la mayoría de los demás agentes pero no, claro que no, les encantaba darle misiones tediosas y aburridas como esta de reconocimiento. El nombre Samuel Frost, aun no estaban completamente seguros de que este chico fuera un evolutioner así que la misión de Troy era sencilla, reconocimiento lo más aburrido de todo aunque por otra parte le agradaba el hecho de no tener que seguir con la costumbre de siempre y perseguir a sus similares, por eso ahora observaba al chico sentado en el automóvil esperando ver si lograba conseguir algo aunque en el fondo esperaba que se equivocaran y por una vez le dejaran en paz – Vamos… haz algo…- murmuró vigilante y algo impaciente.
*
¿Cogiste patitas y ahora te escondes de mí?—enfadado, sin saber dónde aparcó el coche. Algunos se fijan en las letras y números para no perderse como lo está él ahora, pero Sam es un caso… especial. Cogió las llaves de su pantalón y las apretó. —Beep beep.—hizo el ruidito con su boca, claro, que no era muy reciente el coche, hubiese querido que tuviera alarma o algo así.
Tropezó con la trompa de uno de los carros, dejando caer su disfraz, y antes que éste tocara suelo él pudo detenerlo. Era reflejo más que nada, pues hasta que lo devolvió a su mano se dio cuenta de lo que había hecho. —Genial.—dijo para al instante toparse con una hendidura muy conocida para él: su coche. Corrió hasta el y abrió la puerta trasera para acomodar la caja con el disfraz y unas cuantas cosas más que compró.
*
Troy continuaba observando desde su coche hasta que presenció lo que el otro hacía –Genial…- dijo con un tono sarcástico y molesto – Tenían que tener razón claro, nunca se equivocan los grandes y sabios altos mandos de División – musitó molesto mirando la hora en el tablero del coche – Ahora tendré que atraparlo y llevarlo y juro que si me pierdo esa maldita fiesta voy a estar muy muy molesto – refutó aun murmurando en su coche y extendió la mano a la guantera para sacar la inyección que ya tenía preparada en caso de que el chico se resistiera, detestaba hacer esto realmente lo hacía pero sabía que no cumplir con su misión implicaba poner en peligro a Madision y no podía permitirse ese lujo así que acomodó las cosas en su chaqueta antes de abrir lentamente la puerta intentando no hacer ruido, un poco más y podría sorprenderlo evitando cualquier contratiempo sólo debía encontrar el momento.
*
De nuevo, otra llamada que le retrasó. —¡Qué joder!—maldijo, contestando la llamada para descargar su impaciencia, vaya que le estaban esperando… la comida que compró junto al traje. Cortó la llamada y apagó su móvil para emprender un camino tranquilo hasta la casa, donde le esperaban. Entró a su coche y por el retrovisor vio a alguien más cerca de ahí, pero no le prestó atención. Retrocedía con cuidado ya que era muy cauteloso, pero cuando vio por la ventana, el mismo hombre estaba justo detrás, a lo que se detuvo pocos, muy pocos centímetros de pasarle encima. Sacó la cabeza por la ventana. —Señor, ¿podría?—ahora él, impaciente.
*
-Lo siento – respondió Troy con una sonrisa despistada – Acabo de darme cuenta que perdí mi billetera y estaba revisando el piso a ver si por aquí estaba ya sabes recorrer el camino que ya recorrí – comentó mirando al suelo siguiendo con esa excusa que acababa de inventar - ¿De casualidad no la viste? – preguntó de forma amable esperando obtener un poco de ayuda.
*
¿Es en serio?—bufó, tenía algo de prisa como para quedarse a buscar una billetera que ni siquiera era suya. Bajó del coche y lo rodeó para echar un ojo, que aun ni piensa el por qué lo hace. —¿Crees que esté por aquí?—su mirada seguía fija en el suelo aunque se había cansado ya de buscar. —¿No es por robarme el coche, verdad?—soltó porque le preocupó que fuera así. Al menos las llaves cuelgan de su mano.
*
Tras escuchar sus palabras Troy soltó una carcajada -¿El coche? – comentó mostrándole sus llaves – No es por ofender pero el mío es más nuevo – dijo bromista sólo necesitaba un momento oportuno – Maldición, si no la encuentro va a ser un lío reponer las tarjetas y mi dinero – fingió molestia con sus palabras de hecho era un poco traslado de la molestia que le producía tener que hacer esto.
*
Gracias.—giró los ojos, que lo último que quería es a alguien burlarse de su… bueno, su carrito. Aunque no fuera enteramente suyo. —Suerte con tu billetera, si buscas vas a encontrarla seguro.—sentenció, que le sentó pésimo el comentario. Dio unos cuantos pasos para volver a la puerta del conductor, y entró a ésta. —Un gusto, señor.—“ni tanto”pensó, pero ofendido, y encima apurado… no tiene por qué seguir.

*
Al mirar que el teatro se le había venido abajo se quedó sin opciones quería hacerlo de forma que el otro ni se enterara por lo menos así no estaría asustado pero notando que el tiempo se le agotaba y si no cumplía con su misión él sería el perjudicado así que metió la mano a su chaqueta y con la jeringa en mano se transportó dentro del vehículo poniéndole la aguja en el cuello al otro – Mira Sam esto es lo que vamos a hacer, vas a cooperar porque yo no tengo intención de lastimarte y si yo fallo mandarán a alguien que no dudará en hacerlo – suspiró – Intenté hacerlo sin que te dieras cuenta pero no me seguiste el juego así que tendrá que ser por las malas – suspiró aun dudando de inyectarlo aun teniéndolo justo con la aguja presionando su cuello.
*
Estaba por retroceder y devolverse a casa y para su sorpresa vio al mismo hombre ahora dentro de su vehículo, sin haber abierto la puerta. Tragó saliva, ¿era como él? Se hizo a un lado, casi pegándose con la puerta y en su disimulo tratando de abrirla. —¿Cómo sabes mi nombre?—no era una pregunta inteligente, pero en estos momentos nadie podía serlo. —¿Qué… qué es eso?—se alejaba lo más que pudo de la jeringa, pero ésta casi le pinchaba. —Eres, eres, ¿eres como yo? ¿Cómo es posible?—claro, que dejó de lado el tema de la jeringa para solo impresionarse con el hecho que se había encontrado con otro… aunque no podía diferenciar la imagen de asesino que le vino a la cabeza de ese hombre-.
*
-Me enviaron por ti – fue lo único que comentó sin moverse, no le encanta tener que hacerle esto a otro de su clase - ¿Creías que eras el único? – dijo riendo – Somos muchos más de los que puedes imaginar y por tu desgracia permitiste que ellos te descubrieran – comentó con un suspiro – No me hagas esto más difícil de lo que ya es, la inyección es un calmante va a sedarte y a neutralizar tus poderes por un rato, te voy a llevar a las instalaciones y ellos decidirán qué pasará contigo – aclaró ya que realmente nunca sabía para qué era la misión si buscaban otros posibles agentes o si buscaban neutralizar al objetivo simple y sencillamente recibía la orden de capturarlo.
*
¿Más de su clase? ¿Dónde están? Muchas dudas que nacieron para el joven, pero con los nervios que invadieron su cabeza no se pondría a pensar en esos detalles. —¿Qué tal… no?—claro que la idea no parece tentadora, no está para irse a vacacionar a unas instalaciones, ¿y si experimentan con él? No, nada. Cerró sus ojos visualizándose fuera del vehículo nada más, una imagen poco ambiciosa pero no iba a pedirse más. En un parpadeo salió del coche y se encontraba justo detrás de éste, ¿qué hizo? Lo que cualquiera en su posición haría: correr como perra loca escapando del diablo. No volteaba, no veía hacia dónde iba, pero tampoco pedía ayuda. Mudo.
*
Al ver lo que sucedía Troy suspiró –Nunca me hacen caso…- pensó en voz alta y en un parpadeo se teleportó frente al otro – Estoy entrenado ¿en serio crees poder escaparte de mí? – preguntó mirándolo – Anda no lo hagas complicado ven conmigo no tiene por qué terminar mal y no quiero lastimarte realmente – comentó intentando negociar con el otro – No miento al decir que si no te llevo yo enviarán a alguien que realmente le importe poco llevarte en una pieza así que deja de resistirte.
*
Se detuvo bruscamente cuando le vio al frente, ok, que ahora ya no le emociona tanto encontrarse con uno de los suyos. —Contaba con ello.—señaló, jadeando porque le hizo mal la corrida. —Si no quieres, solo déjame ir y ya.—todavía no comprende lo que pasa, pero no quiere saberlo. Retrocedió un par de pasos, esperando que no motivara al otro a seguirle. —Me las arreglaré, solo…—pidió, pero no confiaba a lo que usó una vez más su habilidad para irse esta vez a lo primero que visualizó, … y nadie podría culparle pues cualquiera se pudo haber meado en la escena. ¿Dónde apareció? En los baños del centro comercial, los de hombres para su suerte, pero en una de las cabinas, desocupadas al menos. ¿Habría escapado? Abrió la puerta para comprobar que así fuera y salió para remojarse el rostro, hacer como si nada de esto en realidad pasara.
avatar
Cough Syrup

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 22
Localización : Storybrooke.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Vik el Dom Nov 10, 2013 10:12 pm



Bradley Jones – con Lexie Jones
Sede Proyecto Evolución – Calles

:alexis:

Lexie no tenia mucho que hacer aquel día, por lo que se fue directa a la biblioteca a revisar algunas casos a hacer un poco de investigación medica. Como buena medico que era tenia que estar siempre renovándose y mas habida cuenta como era sus pacientes y las situaciones que podían darse.  Tenia un libro abierto mientras anotaba en un bloc algunas partes del texto medico junto con observaciones y preguntas propias para investigar mas adelante.

Bradley estaba sentado en su mesa, hacía ya un tiempo que había terminado el informe sobre la última misión, y se aburría como una ostra. Miró a su alrededor, pero pocos agentes estaban en esa zona, seguramente en sus casas, y decidió que haría lo mismo. Se levantó y de un tirón sacó la chaqueta del respaldo de la silla, abandonando de esa forma la mesa. Sin embargo, no fue la calle su objetivo en primer lugar, fue directo hasta la biblioteca donde sabía que su hermana estaría. La encontró sola en una mesa y se acercó a ella por la espalda sin hacer ruido. Se detuvo y entonces se inclinó, soplando sobre su oreja.

Lexie estaba tan concentrada que no oyó ni los pasos, ni los pensamientos  de su hermano y se sobresalto un poco al tiempo que le daba un escalofrío ante el soplido de su hermano.
- Brad - dijo girándose - ¿Qué haces aquí? - dijo sorprendida - La biblioteca no es un lugar muy adecuado para ti - dijo sonriendo para picarle.

Bradley contuvo una carcajada y tomó asiento a su lado, aunque dando la vuelta a la silla para sentarse a la inversa. Apoyó las manos sobre el respaldo, y sobre estas su barbilla. – Eso es discriminación. Tengo tanto derecho como tú a estar en la biblioteca. Las sillas son cómodas – sonrió – Venía a proponerte irnos a casa. No hay misiones, media plantilla se ha ido y la otra mitad solo habla sobre Halloween – puso los en blanco.

Lexie no pudo evitar reír.
- ¿Así que las sillas son cómodas eh? - dijo divertida - Si es verdad que esta todo tranquilo lo cual a veces viene bien aunque tu no lo creas. - dijo sonriendo - estaba echando un vistazo algunos libros y he anotado algunas cosas interesantes  mientras tu aburrías como una mona - dijo divertida -  Halloween es verdad lo había olvidado. - dijo negando con la cabeza como diciendo que despistada soy-  La verdad es que no tengo nada pensado para esta noche…-  dijo pensativa - Ni si quiera tengo  disfraz…  ¿Vas a ir alguna fiesta o algo a la que yo también me pueda apuntar? - pregunto con curiosidad mientras cerraba los libros y empezaba a guardar las cosas. - la vedad es que un descanso e ir a cas ano me vendría mal no.

Bradley suspiró. – Ya sabes que a mí me va más la acción, la tranquilidad déjala para la resaca – puso los ojos en blanco y se levantó para observar las notas de su hermana – No sé cómo puedes siquiera retener todos estos nombres tan raros… ¿Hefestio…rrafía? Esto se lo han tenido que inventar – murmuró mientras tomaba el libro que estaba usando Lexie, solo para molestarla – Bishop va a hacer una fiesta, todavía no he decidido si voy o no – comentó al tiempo que pasaba páginas – ¡Oh dios! ¿Es esto una vagina? – preguntó alarmado mientras enseñaba un dibujo.

Lexie sonrío.
- No son raros todos te indican lo que son las terminaciones, o los inicios de cada palabra ya te dice que tipo de compuesto es. Es simple formulación - dijo encogiéndose de hombros - Ah no sabia.. Bueno si se me ocurre un disfraz o algo podré pasarme. - dijo pensativa - por que sabemos que tu seguro que acabas yendo - dijo sonriendo - ¿vagina? No lo estas mirando del revés y la foto no es que sea muy buena - dijo sonriendo - y si lo fuera… ahora te vas a extrañar de esas cosas - dijo encarando una ceja - forma parte de la anatomía humana.

Bradley miró de nuevo el dibujo y giró el libro, aunque arrugó el ceño al no saber siquiera lo que era aquello a lo que hacía referencia. – No me extraño, pero pierde todo el morbo del cuerpo humano, no tendríamos piel si mostrar los órganos fuera atractivo – bromeó y cerró el libro, devolviéndoselo a su hermana – No tengo disfraz para este año, aunque siempre puedo usar el mismo que el del año pasado del capitán Kirk – sonrió.

- Bueno técnicamente la piel y lo atractivo del cuerpo esta solamente para proteger lo importante que es lo que esta bajo la piel - dijo sonriendo - el capitán Kirk es verdad.. Claro se pueden reciclar trajes… yo en ese caso ando indecisa entre el traje de Tron o el de vaquera - dijo sonriendo y guardando el libro en la mochila.

Bradley puso los ojos en blanco. – Si de verdad fuera para proteger estaría hecha de acero, y no de blandiblú – dijo acercándose para tomarle la mejilla con los dedos y tirar levemente, divertido – Tenemos buena anatomía, nos puede quedar bien cualquier cosa – rio mientras echaba a andar hacia la salida – Aunque prefiero que salga una misión a pasarme la noche disfrazado – comentó.

- ¿Bladiblu? - dijo riendo - eso es cierto tenemos buenos genes. - dijo sonriendo pero el pensar en genes le hizo pensar en su madre - antes de ir a disfrazarnos o lo que sea creo que deberíamos ir a ver a mama - dijo poniéndose seria.

- Es buena idea – dijo en referencia a lo de ir a ver a su madre – Si quieres podemos tomar algo de comer por el camino y almorzar con ella – propuso, a sabiendas de que ellos dos serían los únicos que comerían de aquella habitación, pero a Bradley le gustaba pensar que su madre estaba con ellos cuando la visitaban.

- Me parece bien - dijo sonriendo luego se mordió el labio indecisa de si decir lo que pensaba o no. No quería dar falsas esperanzas a su hermano ni nada y solo era una teoría.. Pero quería intentarlo… Pero temía que su hermano se esperanzase demasiado y si luego no funcionaba nada de nada se llevara el mazazo.

Mientras salían del edificio Bradley advirtió el silencio de su hermana y entrecerró los ojos, concentrándose para indagar en su cabeza. Lo que leyó le confundió – ¿Qué es lo que quieres intentar y de lo que te da miedo que me haga ilusiones? – preguntó finalmente, con una ceja enarcada.

Lexie le miro mal.
- No vale cotillearme la mente - dijo seria pero en broma - es algo que he leído…. - dijo mirando a su hermano mas seria - se han dado casos de gente en coma durante años… como el caso de mama que de pronto despiertan del coma en perfectas condiciones mentales y demas… que decían que oían lo que pasaba a su alrededor y querían volver pero se sentían como perdidos en su propia mente. El caso es que he pensado… que quizás nosotros con nuestras habilidades… podríamos intentarlo. Pero tengo miedo de que si lo hacemos y no funciona tu te lleves el mazazo del siglo… y no quiero ser yo la causa de que bueno te pongas depre.

Bradley sonrió triunfante y pasó a atender lo que su hermana decía. Se mordió la lengua pensativo y miró al frente. – Mentiría si dijera que no lo he pensado yo también. Claro que no he investigado ni nada como tú – la miró – Tienes que dejar de tratarme como si fuera tu hermano pequeño, Lexie, apenas nos separan diez minutos – comentó con media sonrisa – No soy idiota aunque pueda parecerlo, sé que puede salir mal.

- Ya se que no eres idiota. Idiota - dijo divertida - Bueno es normal ilusionarse con estas cosas y mas si por alguna cosa funciona un poco… puede que el primer intento consigamos algo y luego no y así… - dijo sincera - Pero creo que si que podemos intentarlo siempre y cuando no nos emocionemos demasiado las probabilidades están hay no son malas de todo pero tampoco demasiado buenas.- dijo seria  y luego sonrío -  Eres mi hermanito aunque solo tengamos diez minutos de diferencia y siempre lo serás. - dijo sacándole la lengua - ¿entonces lo intentamos? - dijo ya mas seria.

Bradley golpeó levemente el hombro de su hermana, cariñosamente. – Ya lo sé. Y nada me gustaría más que mamá volviera, pero soy muy consciente de lo que puede y no puede pasar. Y no me hace falta un grado en Medicina – la picó levemente y terminó suspirando – Podemos eso, intentarlo, y como tú dices, manteniendo los pies en la tierra – se detuvo al lado de un puesto de comida mexicana y hurgó en su bolsillo para sacar su cartera – Pero antes quiero un burrito.

- Bien pues lo intentaremos entonces - dijo animada por la respuesta de su hermano.  - Que sean dos burritos  - dijo al del puesto  - y unos nachos con queso  - dijo sonriendo - a mama le encantan… quizás sirva para lo que tenemos pensado - dijo guiñando un ojo a su hermano.
avatar
Vik

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Purple Rain el Lun Nov 11, 2013 12:39 am


Madison Blaylock | Calles de Nueva York
Con Matthieu Thibault
:Matthieu: 

Matthieu recorría las calles con un gofre en la mano, podía decirse que aquel era su desayuno favorito, aunque la hora del desayuno ya hubiera pasado y lo más normal fuera ir pensando en el almuerzo. Saboreó el primer bocado intentando pasar desapercibido, le sabía a gloria. Había bastante gente por las aceras por lo que tenía que ir esquivando incluso a quienes ya iban disfrazados por ser Halloween, sobre todo niños. Se relamió al sentir que tenía nata en su labio superior, y enfiló la calle que le dirigía al edificio central de la División.

Tras la charla con Naigel, Madison fue directamente a buscar un disfraz para esa noche, en una de las hermandades de la universidad se celebraba una fiesta y no podía perdérsela así como tampoco podía ir vestida de cualquier forma, o ir sin pareja, necesitaba una pareja.

Cuando salía de una de las tiendas, sin éxito en la busca de su disfraz, vio a un chico pasar a su lado, su cara le resulto familiar, le siguió un poco hasta que lo reconoció, le había visto con su hermano, era demasiado mono para ser amigo de Troy, observo como se manchaba de nata y en ese momento Madision decidió hablarle.

-Ey! Para! Hola! – se metió delante de el – Me llamo Madison, no sé si me recuerdas soy hermana de Troy – le explico.

Matthieu se detuvo de golpe cuando la rubia apareció, momento en el que sintió el corazón saltar en su pecho. – Ho… la – murmuró, cortado. Rompió el contacto ocular, incapaz de mantenerlo. Claro que la recordaba, Troy se la había presentado fugazmente una vez que estaban juntos por temas de la División, aunque eso obviamente ella lo desconocía. – Sí, sí… La hermana de Troy – dijo con marcado acento francés, uno que se incrementaba cuando se ponía nervioso – Yo soy Matthieu – añadió y trató de pasarse el gofre de una mano a la otra para liberar su diestra y poder estrechar la de la chica, pero su desayuno se escapó y fue directo al suelo. Al instante, se sonrojó por su torpeza.

Madison observo como pasaba todo en cadena y no pudo evitar reírse - Oh vaya lo siento, no quería que perdieras tu dulce - miro el gofre en el suelo y luego a el - Ya que es culpa mía que se te callera, ¿me dejas invitarte a otro? - le pregunto interesada.

Matthieu se observó las manos avergonzado, estaban cubiertas de nata de haber intentado atraparlo al vuelo para evitar que terminara en el suelo, frustradamente claro. Se agachó para recuperarlo y evitando mirar a Madison lo tiró en una papelera cercana – No, no, no pasa nada – sonrió fugazmente, aunque solo quería escaparse de allí para no meter más la pata. Se limpió las manos con la servilleta y tiró también esta – No fue tu culpa, de todas formas – añadió atreviéndose a mirarla.

A ella le encanto la timidez del chico y por eso no pensaba dejarle escapar con facilidad – Venga déjame invitarte – le cogió de la mano tirando de el – Además necesito un café – sonrió empezando a andar sin soltarle – Donde lo has comprado? El gofre, ya sabes

Matthieu se quedó de piedra cuando le tomó la mano y se dejó llevar por ella simplemente porque no sabía cómo reaccionar. – E-en el café di Roma, ahí delante – tragó saliva – Creo que venden café – agregó. Se sintió estúpido porque obviamente que en una cafetería con ese nombre habría café. Odio que su timidez le hiciera parecer tan bobo.

Madison le miro de reojo, o era la cosa más tímida del mundo o un poco tonto, todavía no lo tenía claro, pero estaba dispuesta a averiguarlo – Me gusta el nombre del sitio – sonrió – Italiano, o simplemente por que suena bien?

Matthieu trató de buscar una excusa para irse, pero no quería ser maleducado, no con alguien que era tan amable… y además guapa. Eso era lo que más le intimidaba – En italiano todo suena bonito – comentó sin pensar, de nuevo. Se mordió el labio y maldijo de nuevo su torpeza. Ya que no parecía que podía salir de aquella se adelantó un momento para abrir la puerta de la cafetería. Tiró en vez de empujar, otra cosa que hacía mal – Lo siento – murmuró, empujando ahora sí.

Ella no pudo evitar reírse – No pareces el tipo de chico que sería amigo de Troy – le dijo aun riéndose mientras entraba en el local buscando una mesa libre – Por cierto, a que te dedicas? – tomo asiento esperando que el hiciera lo mismo o bien a su lado o enfrente de ella.

Matthieu desvió la mirada, pensando en que se le terminaría escapando lo de División y la cagaría – Ya sé… Yo tampoco me creo que sea amigo suyo – fue lo único que dijo al respecto. La siguió esperando que se dirigiera al mostrador y pedir el café para llevar, pero no, se sentó en una mesa. Su pregunta le puso más nervioso todavía y optó por no mirarla, sería más fácil responder así – Trabajo de médico en… unas oficinas, para los empleados – respondió - ¿Toi? – preguntó, escapándosele el francés.

Madison le escucho con atención – Medico? Eso es genial yo estoy estudiando medicina, eres el segundo medico con el que hablo esta mañana – le dijo encantada con aquella idea de que fuera medico, pero entonces se echo a reir al escuchar aquello en francés – Lo siento pero el Frances que yo domino es otro totalmente distinto – bromeo.

Matthieu sonrió de nuevo. – E-eso es genial. ¿P-pensaste ya en una especialidad? – preguntó con una doble intención, sacar conversación y evitar que volviera el tema sobre su trabajo. Tardó unos segundos en entender a qué se refirió con el último comentario, y cuando lo entendió el rubor calentó de nuevo su rostro. Tragó saliva, o mejor dicho, lo intentó, pues ell fluido se le fue por el lado que no debía y rompió a toser.

Al ver como Matthieu se atragantaba estiro una mano para darle un par de palmaditas en la espalda – Te encuentras bien? – le dijo mientras la camarera se acercaba y le sonrió a la chica pidiéndole un café, para volver a centrar su atención en el – Por cierto Matt, ¿puedo llamarte Matt? – sonrió – Tienes planes para esta noche? – puso cara de buena.

Matthieu sabía que las intenciones de Madison eran buenas pero los golpes en la espalda le pusieron aun más nervioso. Cuando la camarera se acercó, y aun tosiendo, pidió un vaso de agua y después le asintió a la rubia – Sí, es solo… la saliva… por otro lado – respondió entre toses. Su respiración fue regulándose y suspiró, cansado y notando la garganta irritada. Su pregunta le hizo enarcar una ceja - ¿P-planes? No…

- Anda! Eso es genial! ¿Quieres venir conmigo a una fiesta de Halloween? Es en una de las hermandades de mi universidad! Venga di que si, no quiero ir sola, necesito pareja y tu eres muy mono – le puso ojitos para convencerle, sabia que casi nadie podía negarse a sus ojitos..

Matthieu la miró ojiplático, incapaz de creerse del todo lo que la chica proponía. La camarera volvió en ese momento y cogió el vaso de agua para apurarlo de un trago. Después miró a Madison, sonrojado, apenas unos segundos para volver a fijar los ojos en la mesa – No he ido nunca a una fiesta de Halloween. No en mi vida adulta, q-quiero decir. Y no tengo disfraz…

Ahora la sorprendida era Madison – Nunca has ido a una fiesta de Halloween? – no podia creérselo – Pues van siendo horas! – exclamo divertida – Por el disfraz no te preocupes yo te conseguiré uno a juego con el mío, podemos quedar aquí a eso de las 8?

- Genial! Lo vamos a pasar de maravilla – dijo sacando su teléfono – Dame tu numero anda, cuando encuentre los disfraces te mandare un Whatsapp para preguntarte la talla y demas – dijo divertida para luego mirarle de reojo – Venga cambia esa cara, ni que te resultara desagradable salir conmigo!

Matthieu no sabía ni qué decir a esas alturas, lo último que esperaba que sucediera cuando se levantó aquella mañana fuera que una chica como Madison le invitara a ir a una fiesta. – N-no sé… No soy de fiestas – frunció el ceño. Como dijiste antes, no pego con Troy – dijo tratando de escaquearse de aquel plan, pero la rubia ya daba por hecho que fuera. Apretó la mandíbula y tras unos segundos acabó cediendo – Las 8, vale…

- Genial! Lo vamos a pasar de maravilla – dijo sacando su teléfono – Dame tu numero anda, cuando encuentre los disfraces te mandare un Whatsapp para preguntarte la talla y demas – dijo divertida para luego mirarle de reojo – Venga cambia esa cara, ni que te resultara desagradable salir conmigo!

Matthieu asintió y se puso de pie. – Está bien… Ha-hasta luego, Madison – se despidió, dándose la vuelta. El estómago le rugió recordándole que tenía hambre, pero se resignó a quedarse sin gofre y salió del lugar.

_________________
avatar
Purple Rain
Admin

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 11/08/2013

Ver perfil de usuario http://spectrum-rol.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Vik el Lun Nov 11, 2013 1:11 am



Lip Burke – con Thomas Wallace
Central Park

:thomas:

Hacía un buen día para correr por Central Park, hacía frío que el sol despuntaba en lo alto. Eso debió de pensar Lip que lo hacía cada mañana, aunque esta vez pensó que disfrutaría más de aquel entrenamiento. Llevaba pantalones cortos, pero eso era lo único fresco que llevaba puesto, una sudadera de manga larga le cubría de cintura para arriba sobre un par de capas de camisetas. Llevaba cerca de veinte minutos trotando, se cruzaba con gente haciendo lo mismo, otros en bicicleta, pero era como si todos se hubieran puesto de acuerdo para hacer deporte. O bueno, no todos. Un ciclista a punto estuvo de arrollarle al doblar una curva y tratando de esquivarla terminó por chocar con otro viandante. Lip se detuvo bruscamente a tiempo de ver al chico, y lo que aquel encontronazo había provocado: el café que llevaba se había derramado. – Oh dios… Lo siento mucho – se disculpó alargando las manos hacia él aunque deteniéndose por lo absurdo que parecería si le tocaba.

La mañana estaba soleada y eso le agradaba totalmente. Thomas necesitaba ver a unos artistas locales para cerrar negocios y poder vender algunas de sus piezas en su galería. Le faltaba solo una persona por ver, estaba de buen humor y nada podría salir mal pero aunque no le gustará admitirlo necesitaba cafeína en su organismo así que decidió comprar un café, cosa que no suele hacer regularmente pero era necesario.
Había mucha gente haciendo ejercicio en Central Park, pensó en evitar tener que estar esquivando a tanta gente pero luego pensó que sería más rápido y sencillo cortar su camino cruzando por dicho lugar... cosa de la cual se arrepintió totalmente cuando alguien chocó contra él y provocó que el café que traía en su mano se regará sobre Thomas. Ese día no había sido un buen día para vestir una camisa blanca después de todo.
- ¡Mierda! - dijo mientras botaba el envase en un bote de basura cercano y trataba de limpiarse con un pañuelo.

Lip se mordió el labio arrepentido por causar tal incidente, nunca le pareció que el café podía manchar tanto como en ese momento. – De verdad lo siento… – insistió, con la respiración agitada por haber estado corriendo – Creo que lo estás extendiendo – frunció el ceño y pasó a mirar a su alrededor hasta que localizó una fuente – Tal vez con agua… – propuso, y terminó por suspirar – Perdona… Por poco me arrolla una bici y al tratar de esquivarla… – le señaló con la mano.

Thomas alzó la mirada para ver a quien le hablaba, quien aparentemente por sus constantes disculpas fue quien chocó contra él - No creo que el agua lo mejore en lo absoluto - seguía tratando de limpiarse aunque aquella persona tenía razón, solo lo estaba extendiendo -. Por suerte no era café caliente.

Lip frunció el ceño y no pudo ocultar la sonrisa. – ¿Café frío? ¿En serio, con este tiempo? Hace sol pero está muy lejos de hacer calor – rio levemente al tiempo que hurgaba en el bolsillo de su sudadera, aquel que se cerraba con una cremallera y en el que guardaba su cartera. Sacó un par de billetes y se los tendió – Ten… para otro café. Es lo justo teniendo en cuenta que he echado a perder el que tenías.

- Tampoco es que el clima esté muy frío - terminó de limpiarse y observó el dinero que le ofrecía aquel desconocido y sonrió - Oh no, no aceptaré dinero para otro café. Lo que vas a pagarme será la tintorería, que esto - señaló la mancha de su camisa - no va a salir fácil.

Lip puso los ojos en blanco. – Sí, bueno, pero tampoco apetece algo frío, ¿no? A mí por lo menos… – comentó. Arrugó entonces la frente al escuchar lo que se proponía y soltó una risilla. – Sí, claro, y te la lavo yo mismo también. Solo admito la mitad de la culpa, la otra media es tuya por meterte en medio de una zona claramente destinada a hacer deporte – le miró con diversión.

- Me gusta el frío - fue la unica explicación creyo conveniente dar -. No, no quiero que lo laves, solo que pagues para que alguien más lo haga - dijo sonriendo.

Lip no pudo evitar reírse. – Vale, vale… Para ti el frío. Yo prefiero las cosas calientes – dijo arrugando la frente. – Acéptame lo que te doy ahora, o nada. Porque me puedo ir ahora y no me atraparías. Trato de ser amable, pero no soy tonto – le miró y extendió de nuevo los billetes.

- Sin duda alguna, hay cosas que son mejores calientes - no sabía ni porqué lo había dicho, solo salió de su boca sin pensarlo mucho y eso no era algo común en él por lo que trato de componer su postura. Miro el dinero y lo tomo, no lo necesitaba pero tampoco iba a dejar que el otro se fuera sin pagar un poco por lo que había hecho -. De acuerdo, desconocido amable pero no tonto - dijo sonriendo - acepto tu oferta.

Lip se le quedó mirando sorprendido por lo que acababa de decir, no lo esperaba de alguien como él, aunque llevara relativamente poco interactuando. Soltó una carcajada contenida, pero prefirió no insistir – No hay de qué, desconocido fan del frío – sonrió triunfante de que por fin aceptara el dinero, esperando que obviara que estaba algo arrugado – Pero entiendes lo que quiero decir, ¿no? – comentó entrecerrando los ojos – Admites parte de la culpa.

- No admití nada, solo acepté tu oferta - dijo sonriendo -. Mi nombre es Thomas, por cierto.

- Solo admitiste que hay cosas que son mejores calientes, ¿no? – comentó volviendo al tema sin poder resistirse – Yo soy Lip. Philip, en realidad, pero después de bañarte en café creo que te ganaste el derecho a llamarme como te dé la gana – dijo con diversión.

Volteó un poco la cabeza hacia cualquier otro lado que no fuera Philip, estaba un poco apenado por su propio comentario después de todo - Si en efecto, algunas lo son - sentía que sus mejillas estaban sonrojandose un poco por la pena pero trato de recuperar su postura nuevamente -. Entonces supongo que puedes llamarme Tom si así lo prefieres.

Lip sonrió. – Es adorable que te sonrojes por algo así, y eso que la interpretación es muy libre. Me pregunto por qué orientaste tu pensamiento hacia esa área – dijo divertido – Tom será entonces.

- No sé de qué estas hablando - dijo con cierto nerviosismo, en serio, no sabía que le estaba pasando pero tenía que calmarse. Aunque estaba seguro de algo, a este grado su sonrojo era poco posible de ocultar.

- Ya, claro, no sabes nada – rio de nuevo y puso los brazos en jarra, observándole – En serio, no pasa nada – añadió como para tranquilizarle, aunque quizá lo más recomendable era cambiar de tema, por mucho que aquello le divirtiera – No quiero entretenerte, ibas con prisa, ¿llegas tarde a algún lado?

- ¡Lo había olvidado por completo! - exclamó sacando su teléfono celular para mandarle un mensaje al artista a quien iba a ver -. Tenía que ir a ver a un artista para cerrar unos negocios, aunque esta claro que no iré en estas condiciones.

Lip lo observó con la frente arrugada, sintiéndose mal de nuevo, tanto por estar retrasándole como por haberle manchado – Lo siento, de nuevo – dijo, y entonces se le ocurrió algo – ¿Es una reunión muy formal? – preguntó al tiempo que se desabrochaba la sudadera y se la quitaba – Ponte eso encima, y asegúrate de tener la cremallera abrochada – propuso.

- No tienes de que preocuparte, al menos no por lo del artista - dijo mientras sus dedos volaban sobre el teclado del aparato aunque se detuvo por un momento al ver que Philip le ofrecía su sudadera, acto que provocó que el sonrojo volviera sobre su rostro -. No, no es una reunión formal - estaba a punto de mandar su mensaje, pidiendole al artista que re-agendaran la cita de negocios para mañana pero a una parte de él no le parecía para nada una mala idea aceptar la prenda del otro - ¿estás seguro?.

Lip aguardó expectante a que la tomara, y cuando parecía que se lo pensaba volvió a sonreír – Claro, no te la hubiera ofrecido si no fuera así. Yo volveré a casa corriendo, el frío no será un problema – insistió – Además, así podré volver a verte cuando me la devuelvas – añadió, flirteando un poco.

Lo dudó un poco, pero al final la terminó aceptando el escuchar el tono coqueto del otro - Gracias - fue lo que atinó a decir mientras se ponía la sudadera. Al tenerla puesta, sacó su billetera y de esta sacó una tarjeta -. Ahí esta la dirección de mi galería así como el número también. Cuando gustes solo llamame para que la tenga lista - dijo sonriendo.

Lip le observó de arriba abajo. – Te queda bien – cumplimentó con media sonrisa. Tomó entonces la tarjeta que le tendía y fue a guardársela hasta que se cayó en que ya no tenía sudadera en la que guardarla, eso le recordó que sus cosas seguían en los bolsillos – Lo haré, descuida. Solo un momento… – murmuró mientras, tras guardar la tarjeta en los bolsillos de su pantalón, alargaba las manos hacia Thomas – No te muevas – pidió cerca de él, abriendo los bolsillos de la prenda que le acababa de prestar para coger su cartera y su teléfono móvil. Le volvió a sonreír a esa distancia y se separó, mostrándole lo que había cogido – Nos vemos, Tom – se guardó aquello y le guiñó un ojo, reanudando la marcha.

Thomas se quedó quieto al ver que el otro metía las manos en los bolsillos de la sudadera que le prestó. Vio lo que sacó y se despidió de él para luego ver como se iba corriendo. Mandó el mensaje al artista y decidió ir a su casa a cambiar su camisa y se preguntó porque había actuado tan nervioso y llegó a una sola conclusión - Hombres... hombres guapos y amables - pensó en voz alta antes de seguir su camino a su casa.
avatar
Vik

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 30

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por exelor el Lun Nov 11, 2013 7:19 pm



Ellie Collins y Nerea Evans || Sede P.E
:nerea:

Ellie no conseguía acomodarse completamente a aquella vida, la de recluta. O a veces parecía incluso de reclusa. Sabía la responsabilidad que comportaba todo aquello, tener poderes, ser especial hasta cierto punto, y todo el sin fin de cosas que les recordaban cada día. Pero a veces echaba de menos tener una vida normal. No era que no le gustaba aquello, era emocionante, y un reto, a ella le gustaba. Pero recordaba también lo cansada que quedaba muchas veces, el esfuerzo que requería y la energía junto con dedicación. Y no ver a su hermana, echaba de menos Susan. Pero aquella era su nueva vida. Así que antes que plantearse que hacer aquella noche se acomodo en la cafetería tomando un cafe, y mirando sus ultimas lecciones teóricas sobre como llevar misiones de infiltración, pasar desapercibida y viva en la peor de las situaciones.

Nerea tras el entrenamiento con David se dio una ducha y nada mas salir fue a por un café a la cafetería, fue hay donde vio a una de las reclutas. Se quedo parada pensando cual era su nombres, a diferencia de otros agentes le gustaba saber el nombre de los reclutas mas que nada por que a ella no le gustaba cuando era recluta que la llamara en plan: eh tu o eh chica o cosas así una cosa era no saber el  nombre o no recordarlo y otra que te trataran como ganado o algo así. Aquella chica era o Jenna o  Ellie se encogió de hombros y decidió acercarse con su café en la mano.
- Hola - dijo sonriendo - ¿Qué tal todo?

Ellie levantó sorprendida la vista del libro y vio quien estaba hablando con ella. Le sorprendió que fuera una agente. Normalmente la relación era muy formal. Esperaba que no fuera ahí para reprimirla en algo. Que supiera hacia casi dos semanas que no metía la pata en nada.
- Hola – dijo ella con cierta formalidad y intentando no parece avergonzada-. Bien, intentando estudiar un poco. Para que no me pillen a la primera cuando salga de aquí

Nerea sonrío.
- Haces bien - dijo asintiendo - es importante estar preparados. Aunque muchas veces lo que mas importa es el instinto, ósea el entrenamiento y lo aprendido esta bien y es muy importante pero hay veces que el instinto es tan importante o mas que lo aprendido. - sonrío un poco - Soy Nerea… tu eres… ¿Jenna o Ellie? Perdona os confundo los nombres - se disculpo un poco avergonzada.

- Soy Ellie. Me parece que la otra es otra recluta que también anda por aquí. Tanto nos parecemos? – dijo sorprendida tocándose el pelo-. Oh, un placer. Agente – dijo mientras le tendía la mano más formalmente.

- Puedes llamarme Nerea. - dijo sonriendo - Y no y si… ósea las dos tenis mas o menos la misma edad,  pelo oscuro.. Y  no me se los nombre de todos los reclutas algunos se fusionan en mi mente pero creo que ya con vosotras no me pasara. - dijo sonriendo

- Supongo que puede ser... No me conozco aun a todos los que estamos aquí... – dijo agachando la cabeza. La verdad era que no conocía a casi nadie. Se había centrado en su entrenamiento por entero, y casi para ella no existía la vida social. No estaba exentas de ella, pero Ellie había tomado la determinación de ser la mejor, de ser realmente buena. Y ahí dentro había mucha competencia, realmente mucha-. Lo siento agente... Quiero decir Nerea. Es importante estar bien entrenados, y que somos unos cuantos reclutas aquí dentro.

- Si es importante estar bien entrenado si pero también unir lazos con tus compañeros, piensa que te puede tocar ir con ellos a cualquier misión y te pueden salvar la vida. Y es difícil poner tu vida en manos de un extraño - dijo sonriendo un poco

- Si, ambas cosas son importantes, pero también difíciles. Creo que muchos nos vemos los unos a  los otros como bichos raros. Cuesta hacerte a la idea de vivir con lo que tienes – dijo a modo de reflexión-. Por favor toma lugar. Es que al principio pensé que eras un instructor que venia a meterme la bronca por algo – dijo un poco avergonzada.

-  Se que es duro de hay la importancia de relacionarse cuando estas alejado de tu familia y demas tienes que crear otra familia apoyarte en los amigos y esas cosas - dijo encogiéndose de hombros - ¿Has hecho algo malo?- dijo sorprendida ante sus ultimas palabras.

- No! – exclamo enseguida-. No que yo sepa. Alguna vez no he realizado algún ejercicio correctamente. Pero creo que nunca he echo nada malo. Y espero no hacerlo... Pasa que normalmente más alla de las clases es difícil hablar con un agente. Estáis siempre muy ocupados

Nerea sonrío al ver lo asustada que se puso ante su pregunta.
- Si estamos ocupados. Pero hoy es un día tranquilo así que… - dijo encogiéndose de hombros

- Ya... – dijo más calmada y pensando y Halloween-. Se me hace difícil pasarlo aquí dentro y no ver la familia. Pero en parte consiste esto no? – dijo encogiéndose de hombros.

- Se que es raro y cuesta al principio pero luego te acostumbras. Es como si te hubieras cambiado de país - dijo sonriendo - conoces nueva gente, nuevas experiencias y esas cosas - dijo encogiéndose de hombros

- Hablas por experiencia propia? – dijo con una sonrisa observando que Nerea tenía un poco de acento. Pero después se arrepintió, hablar demasiado abierto a un superior no podía ser bueno-. Lo siento. Tu vida es privada.

- Un poco si - dijo asintiendo -  Pero vamos a todos nos paso algo parecido cuando entramos como reclutas. - dijo sonriendo - ¿Cómo llevas los idiomas? Eso es importante también - dijo sincera

A Ellie aquello la cogió un poco desprevenida. Ella no era muy fluida en los idiomas, tenia nociones de francés y algo de español, pero no mucho más.
- No muy bien... Digamos que mi época en secundaría no fue la mejor. Así que trabajo ahora sobre el terreno. Y no es lo mismo aprender un idioma cuando eres un niño que casi cuando eres un adulto.

- No, no es lo mismos te tienes que esforzar mas. Pero si te esfuerzas lo suficiente puedes conseguirlo. - dijo con una sonrisa al tiempo que pasaba al español - ¿Cuál es tu comida preferida? - era una pregunta sencilla que esperaba que la otra contestase sin mayor problemas

- Hamburguesa con patatas – dijo Ellie con una sonrisa contestando en Español, para pasar de nuevo al ingles-. Ves, pero ahora quería decir, aquí me cuidan lo que como, y no me sale. O digamos que tengo problemas.

- Muy bien  - dijo en español para luego continuar en ingles - Tienes que mejorar entonces. El español es complicado por que tiene muchas palabras que significan lo mismo y bastante gramática, pero en verdad es mas sencillo que el ingles o cualquier otro idioma por que se escribe y se lee igual.  - dijo sonriendo - así que si te sirve de algo estudia la gramática y el  vocabulario y cuando tengas que decir algo en español simplemente  piensa la frase en ingles y tradúcela si quieres palabra a palabra y si no tiene sentido entonces recurre a la gramática, eso y pensar la frase y escribirla en español y luego decirla en voz alta te pueden ir ayudando a mejor el español poco a poco. Y luego un día pensaras en español y podrás mantener una conversación normal y corriente.

- Que es más fácil? Que el francés tal vez si... Pero con eso que hacéis de poner acentos sobre las palabras y todo eso... Nosotros escribimos tal cual. A mi me resulta más practico – dijo con media sonrisa-. Aunque bueno, además de idiomas aquí son necesarias otras cualidades. Y en eso de pelear no soy la mejor. Me pregunto si realmente serviré para alguna cosa útil.

- No te equivoques, el ingles se pronuncia de una forma y se escribe de otra y eso es complicado para los que hablan español por ejemplo ya que si yo pronuncio casa - dijo pasando al español - escribo C  A S A -  dijo deletreando - en ingles no - luego ante sus siguientes palabras  se la quedo mirando seria ante sus siguientes palabras - cualquiera diría que no quieres estar aquí según te vendes - dijo con una sonrisa un poco torcida  luego sonrío mas ampliamente - si los jefes considerasen que no tienes cualidades no te habrían  metido de recluta. La cuestión es que tu no sabes cuales son tus cualidades y no has dado todo lo que puedes de ti ni has visto tu potencial pero con el entrenamiento y las clases lo descubrirás - dijo con seguridad y levantándose de la mesa - bueno ahora te dejo que sigas estudiando. - y marchándose de allí.

Ellie vio sorprendida como Nerea se levantaba y se marchaba. Asustada pensó que tal vez lo ultimo que acababa de decir había estado fuera de lugar. Un recluta debía valorarse a si mismo bien, y siempre esforzarse al máximo. Aquel sin duda era un día un poco tonto para Ellie. Decidió levantarse ella también y ir al gimnasio a quitarse un poco de estrés.
avatar
exelor

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 29/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Purple Rain el Mar Nov 12, 2013 12:20 am


Madison Blaylock | Bar de Troy, Nueva York
Con Troy Blaylock
:troy:
Cuando por fin consiguio los disfraces para aquella noche Madison fue directamente al bar que su padre y su hermano regentaban, entro al loca y fue a sentarse directamente en una silla en la barra.
- Troy quiero café – le dijo a su hermano dejando las bolsas a su lado.

No iba ni medio día y ya para este momento había sido bastante pesado para Troy , perseguir a aquel chico por la ciudad y no lograr encontrarlo por lo menos lo había intentado, esperaba que tomaran eso en cuenta pero en estos instantes prefería pensar en otras cosas y no en ese trabajo “extra”. Se encontraba alistando las cosas para la noche que con todo lo de Halloween tendrían un pequeño festejo y ahora estaba inventariando tras la barra justo cuando Madison llegó sentándose en ella – Es un bar no una cafetería – respondió agachado tras la barra y luego se levantó mirándola con una sonrisa – Tráiganle un café – comentó a uno de los meseros y se la quedó mirando - ¿Qué tanto traes Madi? – preguntó mirando las bolsas.

Madison miro mal a su hermano por encima de las bolsas y luego suspiro – Son los disfraces de Halloween para esta noche, aun que te esfuerces nunca adivinarías de que va ir tu maravillosa hermana – le dijo entre divertida y emocionada.

Troy enarcó la ceja al escucharla – Es Halloween todas las mujeres van de “algo” sexy – dijo de forma genérica – Es decir toman la excusa de Halloween para usar la menor ropa posible y vestirse como prostitutas de forma socialmente justificable – comentó haciéndose el interesante y terminó por soltar una carcajada al finalizar sus palabras.

- Me encanta tu mentalidad – suspiro – Pero yo y tu amigo Matthieu vamos de Grease, Danny y Sandy, ¿Es eso socialmente justificable para ti? – le dijo riéndose igual que el, Madison adoraba picar a su hermano.

-Depende si vas como Sandy al principio de la película o al final – respondió mordiéndose el labio riendo de nuevo, al momento llegó el mesero con el café de Madison así que se lo pasó – Ahí tienes – comentó con un bostezo – Yo debería irme a dormir si pretendo aguantar toda la noche rondando el bar – añadió con excesiva pereza en su voz – Ha sido una mañana agitada – torció la boca – Aunque supongo que no como la tuya en las compras – giró los ojos con sarcasmo.

- Si hubieras conseguido una beca para la carrera de medicina, probablemente no tendrías que estar en este bar el día de Halloween – le dijo mientras se tomaba el café – Asi que no te quejes – se encogió de hombros.

-¿Para qué? – respondió – Te recuerdo que papá me regaló el bar así que qué mejor que tener mi propio negocio y bueno después de la remodelación quedó bastante bien – dijo mirando a su alrededor – Pero no puedo dejar el negocio en manos así que tengo que estar vigilando y más cuando será una noche así – suspiró tras decir eso aunque finalmente la miró extrañado captando un poco las palabras de su hermana - ¿Con quién dijiste que ibas? – preguntó ahora extrañado.

Madison puso los ojos en blanco al escuchar la escusa de su hermano sobre el bar y luego le miro de reojo cuando le pregunto aquello – Matthieu ese amigo tuyo, el francés que se parece a mi James Dean – le explico.

-Yo no tengo ningún…- cortó sus propias palabras al entender por dónde iba la cosa – No es ningún amigo mío y no debería ser ninguno tuyo – dijo con la mirada fija en ella - ¿Cuándo lo conociste? – preguntó confundido no entendía de donde lo había sacado.

La rubia miro a su hermano extrañado – Nos presentaste tu un día hace tiempo que os vi juntos no recuerdo donde, y esta mañana le he vuelto a ver y hemos quedado ¿Por qué? – le pregunto todavía un poco confusa.

Troy la miró confundido ante sus palabras – No me acordaba – dijo pensativo – Tengo mucho tiempo de no verlo, quizás sea eso aunque es demasiado extraño que salgas con él – comentó mirándola fijamente – Digo ni lo conoces realmente – claro mejor jugar al hermano sobreprotector -¿Por qué no vienen al bar? – sugirió como alternativa – Un par de bebidas gratis , claro que para ti no pero …- sonrió.

Ella negó – Tengo una fiesta en una de las hermandades de la universidad, iremos allí aun que puede que después nos pasemos o algo, depende – se encogió de hombros – Ademas que importa no? – le dijo terminándose el café.

-Me importa porque te guste o no soy tu hermano mayor – dijo con un tono serio – Así que me toca joderte pero también me toca preocuparme por ti y por tus citas – comentó sacando un vaso de bajo la barra y sirviéndose un poco de agua mineral en él – Así que sí, me importa – sentenció antes de sorber el vaso.

- Si señor – dijo Madison llevándose la mano a la frente en gesto militar – No te preocupes que te mantendré informado de mi vida sentimental, ¿Quieres saber cuando pierda la virginidad? – le dijo bromista para meterse con el – Eres un toca pelotas pero me alegra que te preocupes – se estiro por encima de la barra para darle un beso en la mejilla.

- Omite esos detalles – respondió con un gesto de repulsión pero terminó sonriendo al sentir ese beso en su mejilla – Intenta pasarte un rato ¿quieres? – dijo ladeando la boca – No tanto por tu cita como porque no esté aburrido aquí toda la noche – mejor técnica hacerse el necesitado - ¿Te parece? – preguntó mirándola fijamente.

- Bueno ya veremos que pasa, no seas pesado Troy por favor – le dijo divertida, cuando termino el café iba a dejar la taza en la mesa cuando sin querer golpeo el vaso de Troy que casi se cae encima de su disfraz de Halloween pero algo extraño paso en vez de caer en la bolsa el agua hizo una curva y fue al suelo.

Troy observó algo confundido lo que sucedía aunque prefirió no comentar demasiado o más bien nada – Madi cuidado vasos nuevos ¿recuerdas? – dijo mirándola mal y suspiró si era lo que pensaba ahora tenía un motivo más para preocuparse.

- Lo siento! Pero menos mal que no me ha manchado los disfraces – miro el agua que había ido a parar al suelo – Creo que mejor me voy antes de que estropee algo mas – se rio cogiendo las bolsas – Te veo esta noche entonces – le hizo un gesto con la mano a modo de despedida.

- Nos vemos – respondió con una sonrisa forzada aunque ahora pensando en eso – No vayas a faltar Madi o me voy a molestar demasiado contigo – aseguró en voz alta que ahora más después de notar esto tenía que asegurarse de que era lo que estaba sucediendo y no dejar que los demás se adelantaran a él, no quería que ella terminara en la misma posición en la que él se encontraba.

- Pesado! – le grito mientras salía del bar con las bolsas colgadas.

_________________
avatar
Purple Rain
Admin

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 11/08/2013

Ver perfil de usuario http://spectrum-rol.forosactivos.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Cough Syrup el Mar Nov 12, 2013 2:54 am


Carter Duncan | en Calles de Manhattan

Días buenos, días regulares, días malos y… hoy. Halloween. En definitiva la ocasión no es en nada agrado del hombre, quien se aleja de toda costumbre al encerrarse en su apartamento muy humilde. Siete, ocho, nueve… once de la mañana y el deber llama, con la voz de un molesto despertador. —Te pagaré, 15 grandes si te callas.—murmuró, entre molesto y cansado. Claro que negociaría con su despertador, aunque éste no tenga espíritu negociante. Diez minutos repicando y nada, seguía roncando expresamente para su almohada. Golpes limpios, pero constantes se hacen escuchar en la puerta. Gritos graves resuenan de la garganta ronca del hombre, —La renta Carter, la renta. Cinco meses ya, ¿recuerdas?—dijo el hombre en un claro tono de enfado. Ya con esa melodiosa voz pudo maldecir mucho, pero en voz baja, para luego levantarse a regañadientes de su cama. —Ni que fuera un hotel 5 estrellas.—maldijo, fregándose los ojos porque le ardían. ¿Acaso había tomado la noche anterior? Y unas latas de cerveza haciendo cola junto a su cama lo confirmaron. Al menos despertó solo, lo que parece ser bueno.

Pasadas media hora y él ya estaba listo para otro día productivo, más o menos. Presentable, o lo que su humilde trabajo ha permitido para su ropa, sale con una mancha de mantequilla en la comisura-habiendo comido con el tiempo a sus espaldas-. Cierra la puerta detrás de él, aunque le cuesta un poco, está averiada. Estando en el pasillo da la mejor carrera que ha dado en años, todo para evitar a Marcus, el hincha-pelotas de turno, ah, cobrador. Baja las gradas con impaciencia, saludando a todo que pase junto a él en el camino, modales, siempre presentes. Un guiño coqueto a Martha, la portera, una anciana que dice babear por él en las noches… lo que sea que eso signifique.

La luz del sol, dolorosamente presente, provoca que cubra su rostro con la mano; coge su motocicleta en el estacionamiento –más modesto que el mismo “hotel”-, la enciende y parte de su adorado hogar. Con el viento sobre su rostro, en su mente “Born to be Wild” como banda sonora, y una larga cola de coches a sus espaldas, busca el nunca querido, pero necesario amigo suyo: Darryl. Llega a tararear la canción en lo que le resta del camino, evitando algunos coches como algunas patrullas que puedan reconocerle, lo usual.

Par de minutos después y los gritos, quejas y agresiones de Darryl se hacen muy presentes cuando la cabeza de Carter se asoma, —Llegué un poquito tarde según parece…—sonríe, a la novia-esposa-amante-compañera de Darryl, Savanah, en realidad no sabe el tipo de relación que llevan, pero trata de no interesarse mucho. Se confundiría más. Pasos poco inseguros, quizá estaba muy cerca de caminar apoyado a la pared, pero llega a la oficina, que no es mucho más grande que su baño. —El rojo te sienta.—halagó, siendo esto lo primero que pasó por su cabeza: el color de la gorra sobre la cabeza sudada del hombre. —Tenemos dos fugitivos, uno por supuesto asalto a mano armada y una señorita de mundo que no asistió a una audiencia.—comentó el hombre, aunque poco se entendía de sus palabras por el puro saliéndole de la boca.

Ladeó la cabeza, esperando poco más de acción, aunque igual se encontraba indeciso. Pocas veces, y las ha contado, él ha podido escoger por quién desea ir. Quizá un viaje fuera de la ciudad, aprovechando vacaciones improvisadas en el camino, o simplemente joderle la vida a alguien más. Su vida, y parece adorarla. —Simplemente podría calentarle el oído a la señorita,—tomó los perfiles, confiado. Sus palabras poco presumidas, pero —Sí que sí.—guiñó Savanah, justo detrás de su espalda para verle de pies a cabeza, poco coqueta igual. Una mirada mala del hombre y ésta volvió a lo suyo. Guapo, se sabía muy guapo. Ni para atrás ni para adelante. —Si los tomo a ambos, y los traigo para el anochecer…—calculaba, entrecerrando sus ojos para medir sus capacidades. —… o máximo mañana, ¿recibo pago extra?—ahora sí, a negociar. Mejor que con su despertador junto a la cama, que de esto depende el destino de su estadía en su apartamento. Y tal vez gafas nuevas, que las anteriores tienen boleto sin regreso al basurero comunal.

Cinco, seis, siete, hasta diez segundos que se pensó el hombre antes de darle una respuesta. Dio una calada a su puro y sacó el humo apuntando al rostro de Carter, a lo que éste despejó con su mano. —El 65, no pidas más.—accedió. Carter apretando su puño celebró aquello como si la fortuna estuviese –por fin- de su lado. Se dio la vuelta, casi bailando por tener el trabajo y antes de salir por la puerta, cogió a Savanah por la cintura y la besó. —Seré rico.—informó, ilusionado. Darryl desde su escritorio solo le lanzó el puro al hombro, enfadado; se levantó de su silla y amenazó con matarlo, entre griteríos que resonarían en toda la cuadra.

Antes de salir por la puerta, con una amenaza de muerte a sus espaldas, cogió las llaves junto a al marco de la muerta y salió, corriendo. —Te amo.—gruñó a Darryl antes de irse, con las carpetas en su puño, de un brinco subió al coche, un Camaro ’86. Encendió el motor y para antes que el otro le pusiese una mano encima, evitando que saliera, éste ya había emprendido camino. ¿Su motocicleta? Seguro que la perdería por mano de Darryl, pero de ser así, se quedaría con toda la recompensa… que a su ver, demasiado jugosa como para arresgarse.

Encendió la radio, “Barracuda” de Heart sonaba en pleno coro, palmeó el timón un par de veces solo siguiendo ese ritmo. Veía los edificios pasar a cada lado, coches de todo estilo y años por igual. Poca atención prestó a los detalles puesto que tenía una meta definida: la señorita linda, y el idiota poco reconocido.

Ese recorrido no duró más de una hora, temprano para lo que prometió a su amigo cuando volvería. ¿Dónde estaba? Pues revisando todo el apartamento de la mencionada, Melissa Reynolds. —¿Dónde estás?—dijo, para sí mismo en lo que revisaba entre sus cosas, cajones, debajo de la cama, en realidad nada se libró de sus talentos, hasta el último rincón como acostumbra. Lo alarmó el golpear de la puerta, con una voz femenina –algo chillona si le preguntan-llamando por Melissa, ¿la misma? Pues se desordenó el cabello –tarea sencilla-, desabrochó la mayoría de los botones de su camisa como por igual el de su pantalón. Lamió sus labios, caminando hasta la puerta —Voy.—exclamó, como si estuviese tropezando. Abrió la puerta, y para la sorpresa-grata- de la mujer, —¿Dónde está Melissa?—curiosa, tratando de ojear en el interior del apartamento; desordenado, lo que daba una que otra impresión y podría usarla a su favor. —Salió, hace un par de minutos.—explicó, como si estuviese molesto ya que lo habían dejado “entretenido”. —De casualidad, ¿sabes dónde pudo ir? Iba algo apurada.—torció la boca, poniendo una sonrisa algo cómplice a la mujer: castaña, de estatura media y de buen vestir, quizá secretaria. —Debería estar… con su novio, dijo algo sobre fugarse con él.—a esto pensó la mujer, dudosa ahora. —¿Quién dijiste que eras?—alzó una ceja, a lo que Carter solo le cerró la puerta en la cara. Se arregló la ropa, el cabello y la abrió. —No lo dije.—evasivo, cerró la puerta y bajo con la misma carpeta en mano. Como si ahora tuviese una idea en mente. —Llámame.—se escuchó frente a la puerta, ya Carter bajaba las escaleras con mucha prisa.

Teniendo una idea del supuesto novio, ¿la encontraría? Si consigue la información, dirección de él, quizá tenga suerte y lo sorprenda antes que nada pase.
avatar
Cough Syrup

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 22
Localización : Storybrooke.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por JoeRosae el Miér Nov 13, 2013 12:43 am



Thomas Wallace con Naigel Wallace||Restaurante cercano al Hospital Mercy
:naigel: 
Tras su charla con Maddison, Naigel había ido a trabajar estaba siendo un día mas o menos tranquilo para lo habitual en el urgencias pero aun así no le faltaba trabajo, estuvo liado hasta la hora de comer. Se puso un abrigo y salio al restaurante de al lado a esperar a su hermano, que como era de esperar ya llegaba. “Puntualidad británica algunas cosas no las perdemos” pensó divertido.

Thomas llegó al restaurante a tiempo y se encontró a su hermano en la entrada. Le saludó y decidió entrar al restaurante – ¿Cómo va tu día? – le preguntó a su hermano.

Naigel abrazo a su hermano.
- Mi día bien, raro pero bien. ¿Recuerdas el seminario que te dije en Columbia? Pues aparte de los nervios fue muy bien. Una de las asistentes se quedo conmigo para hablar y me resulto una chica muy simpática y segura de si misma, demasiado incluso para ser tan joven. Imagínate que hubo hasta un mal entendido en el que creí que estaba filtrando conmigo aunque no era el caso pero si dijo que le gustaba - dijo negando con la cabeza como sin creerse aun aquello. - por lo demas vine al hospital y hasta ahora - dijo sonriendo - ¿Y tu que tal tu día? ¿algo que te halla inspirado una nueva obra de arte? - pregunto con curiosidad mientras miraba la carta.

Thomas le devolvió el abrazo - Entonces fue un seminario bastante interesante - le dijo sonriendo -. Y ¿ella te gusta? - preguntó, pues no pudo contenerse a preguntar sobre la chica -. No, hoy fui a cerrar unos negocios con algunos artistas locales y al cruzar por Central Park un chico chocó contra mi, provocó que el café que llevaba se me regara en mi camisa y bueno tuve que volver a casa para cambiarme y re-agendar la cita con el último artista - hizo una mueca pues lo último no le agradaba mucho pero después de todo no le había ido tan mal con aquel chico.

- ¿La chica? No lo se la verdad, me cayo bien y es guapa pero no me lo he planteado - dijo sincero y encogiéndose de hombros - Vaya parece que hoy están las cosas revueltas entonces - dijo divertido - ¿Pero al menos pudiste hacer la mayor parte de lo que tenias planeado o organizarlo sin muchos problemas no?

- Comprendo - dijo refiriendose a lo de la chica y llamó a un mesero para que les atendieran - Al menos sabes su nombre o tienes su número en caso de que te lo plantees ¿cierto? - le preguntó a su hermano y en cuanto vio que llegó el mesero se volteó hacia él para pedir su orden - A mi ¿podría traerme la opción 3 del menú del día por favor? La que tiene crema de champiñones - pidió su orden y volteó a ver nuevamente a su hermano - ¿Tú ya sabes qué vas a querer?


- Si se su nombre y ella tiene mi teléfono ya que le ofrecí un trabajo de voluntaria en el hospital - dijo encogiéndose de hombros sin darle mas importancia - Yo tomare el  filete poco hecho - dijo al camarero y antes de que  se fuera añadió - ¿disponéis de te? - ante lo que el camarero asintió y le pidió te para llevar después. Miro a su hermano - luego tengo que volver al trabajo y se me olvido prepararme un termo de te - dijo a modo de explicación

- La ventaja de que yo trabajo para mi mismo es que me puedo preprar el té que yo quiera en el trabajo - dijo riendo y recordo la pregunta que su hermano le había hecho pero que por causa del camarero no contesto -. Retomando tu pregunta, si, pude hacer la mayor parte de lo que tenía planeado en la mañana y el artista fue muy accesible para re-agendar la cita, por suerte - sonrió.

- Bueno yo suerte si a veces dispongo un rato para ir al baño - dijo divertido - Bien me alegro por que perder un día de trabajo por un accidente así no es nada positivo. Suerte que tuviste con el artista entonces - dijo sonriendo - ¿Vas hacer algo especial para Halloween? - pregunto mientras  les servían la comida.

- Eso es muy cierto - rió - De hecho no lo sé. Aún no tengo nada planeado realmente - confesó algo desanimado - ¿Qué hay de ti?


- Ni idea la verdad. - dijo encogiéndose de hombros - pero la verdad es que si  cuando termine mi turno no estoy muy cansado si que me apetecería ir a una fiesta de Halloween, de hecho creo que hay una compañera que monta una en su casa y esta invitando a la gente quizás me pase y tu también podrías venir.

Thomas escuchó atentamente a su hermano y lo meditó un rato - Cuando salgas de trabajar me avisas entonces y te digo. ¿Es de disfraces? - preguntó.
- Tommy llevas aquí desde los 14 o así y aun haces esas preguntas - dijo divertido - es Halloween claro que hay que ir disfrazado. Yo no se si iré de medico psicópata o de gentleman ingles - dijo divertido

- En mi defensa, será una fiesta organizada por y para médicos, ustedes tienden a ser serios generalmente - dijo riendo -. Tienes que ir de algo más original Nai. Yo no sé de qué puedo ir.


- Los médicos también podemos ser divertidos - dijo riendo - Bueno algo mas original… no se me ocurre nada la verdad… pero bueno aun hay tiempo así que ya pensare en algo. En cuanto a ti no se… ¿Qué tal un pintor chiflado? - dijo bromista - así solo te pones la goma - dijo para picarle

- Podría salpicar alguna bata con diferentes pinturas, comprar una peluca tipo Einstein y una boina - recargó su barbilla sobre una de sus manos pues estaba pensando en la idea como una opción bastante tentativa y fue cuando la comida llegó.

- Y dices que  medico Psicópata es evidente - dijo divertido Naigel - pero si tu vas de Einstein el loco yo de medico psicópata y listo serán clichés pero a falta de algo mejor - dijo.

- Es solo una opción - dijo divertido - pero definitivamente me pasaré por alguna tienda de disfraces - comentó antes de empezar a comer de su sopa.

Naigel sonrío y corto un trozo de su filete tras el primer bocado pregunto.
- ¿Sabes algo de papa o mama? Hace unas semanas que no hablo con ellos. Ya sabes cambios de horarios en el trabajo - explico

- Y no sabrás de ellos por un tiempo - confesó Thomas antes de probar un poco más de su sopa y limpiarse para seguir hablando -. Decidieron volver a hacer un viaje por Europa como festejo por su aniversario. Como si no conocieran Europa ya. - dijo rodando los ojos.


- Si la verdad es que ya puestos podían viajar a otros lugares.  - dijo divertido.
avatar
JoeRosae

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 30/10/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 1x00 Prólogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.